Javier Fernández pide a Europa que «no pise el acelerador» de la descarbonización

Javier Fernández pide a Europa que «no pise el acelerador» de la descarbonización
PIÑA

El presidente de EdP España asegura que la descarbonización es «irreversible», pero debe lograr el equilibrio entre «el coste energético y el beneficio» | El presidente del Principado quiere evitar que aumente la desventaja industrial de Asturias

LAURA CASTRO

La transición energética sigue siendo uno de los principales retos que deberá afrontar Asturias en un futuro cada vez más cercano. El debate, más presente que nunca, da pie esta mañana a una jornada organizada por el Club Español de la Energía con la colaboración de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) en Oviedo.

En ella, ha participado el presidente del Principado, Javier Fernández, quien reiteró la necesidad de abordar con tiempo el proceso de descarbonización. «No pidamos a Europa que pise más de la cuenta el acelerador de la descarbonización, porque no haríamos otra cosa que aumentar la desventaja industrial de Asturias», reclamó Fernández.

En este sentido, volvió a incidir en la importancia de implantar un arancel medioambiental que frene la «pérdida de competitividad» de industrias como la siderúrgica frente a otros países. «Competimos en desventaja frente a un triple 'dumping': el social, el fiscal y el ambiental», lamentó el presidente del Principado.

No obstante, aseguró que «no somos tan ilusos ni tan suicidas como para oponernos a caminar hacia una economía descarbonizada». De hecho, agregó Fernández, «Asturias no se niega al futuro, sino que se prepara para ganarlo». Muestra de ello, dijo, es la apuesta que hace la región por la movilidad sostenible. Así, en la actualidad existen más de cien puntos públicos de recarga para coches eléctricos, catorce de ellos son de carga rápida y suponen el 10% de los instalados en toda España. Asimismo, la red está siendo utilizada a día de hoy por unos 350 vehículos. No en vano, sentenció que «es imprescindible tener tiempo para alcanzar el futuro y para que la prisa por decretar el porvenir a golpe de calendario no arrase el presente».

En términos similares se expresó también el presidente de Fade, Belarmino Feito, quien hizo especial hincapié en la necesidad de darle a la industria un precio energético predecible, estable y competitivo. «Compartimos la idea de que debemos liderar el proceso de descarbonización y preservación del medio ambiente en el planeta, pero no a cualquier precio», reiteró Feito, quien incidió en que «hay margen» para abaratar los costes energéticos.

Más allá de los desafíos que supone la descarbonización, el presidente de Fade remarcó las «oportunidades» de negocio que lleva aparejadas e instó a los sectores económicos asturianos a aprovecharlas. «Hay que sensibilizar a la industria, a los consumidores y a la sociedad para que vean que el autoconsumo es una ocasión para muchos sectores de actividad como el del transporte o la energía», indicó.

Cuestión de equilibrio

En la jornada ha participado también el presidente del EdP España, Manuel Menéndez, quien señaló que «estamos ante una transición energética irreversible, que debe ser asumida en positivo». Para ello, añadió, debe ser un proceso justo y solidario con las comarcas directamente vinculadas a las tecnologías que se irán viendo desplazadas, como las relacionadas con la producción energética a través de combustibles fósiles como el carbón.

Así, la transición energética debe basarse en «la lógica de la política económica» y no solo en el punto de vista tecnológico, pues «hay que hacer que se cumpla la relación adecuada entre costes y beneficios».

Menéndez indicó también que EdP generará en 2030 un 90% de su producción energía a través de renovables, una cifra que actualmente se sitúa en torno al 66%, y reducirá un 90% sus emisiones contaminantes respeto a 2005.