Juan Carlos Rodríguez cuenta cómo capturó el campanu del Narcea