Limitan el acceso al parque de Somiedo para evitar que los turistas molesten a los osos

Osos en Somiedo. / FAPAS
Osos en Somiedo. / FAPAS

El Principado prohíbe el paso por una zona donde los plantígrados van a comer avellanas

BELÉN G. HIDALGOSOMIEDO.

Hasta el próximo 30 de septiembre, los turistas y visitantes que acudan al Parque Natural de Somiedo no podrán utilizar el camino que une las localidades de Gua y Caunedo. Al igual que ha ocurrido otros años, el Principado ha limitado el acceso para evitar molestias a los osos, que acuden a esta zona a comer avellanas. El sendero es muy frecuentado por turistas y el oso acude a una zona muy próxima al mismo para alimentarse. La medida se adoptó después que la guardería del Medio Natural elaborase un informe relativo a la situación de conflicto entre el uso turístico y la utilización muy frecuente del área por osos debido a la abundancia de recursos tróficos.

Esta medida no afectará a los ganaderos ni a los titulares en el ejercicio de derechos en el uso de las fincas a las que da acceso el camino, ni a los servicios de vigilancia o responsables de las diferentes administraciones. Además, se colocarán señales informativas advirtiendo a visitantes y turistas de la restricción temporal.

«Cuando los osos dejen de alimentarse en esa zona, volveremos a abrir ese sendero», afirmó el director del parque, Luis Fernando Alonso, que apuntó la posibilidad de que el periodo de la prohibición pudiese variar. Alonso argumentó que no es posible «hacerlo de otra manera», alegando que se trata de «situaciones impredecibles, que pueden suceder en cualquier parte». Por ello, reiteró que se actúa así siempre que se detecta este posible problema. Se opta por una resolución «que es muy ágil para establecer estas restricciones y se hará lo mismo a la inversa para levantar el cierre».

No es la primera vez que se aplican estas medidas restrictivas en espacios protegidos asturianos. Así, en el parque natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, a a finales de abril, se limitó el acceso a una zona en la que se puso en riesgo a la especie que entonces se hallaba en época de celo por una conducta «temeraria» de un grupo de visitantes. Incluso antes de adoptar esta medida, el Principado había optado por esta vía en Teverga o Quirós.