La lista de espera para operarse en Asturias crece en casi un millar de pacientes en un mes

Una de las intervenciones realizadas en el Hospital Universitario Central de Asturias durante el pasado mayo. /PABLO LORENZANA
Una de las intervenciones realizadas en el Hospital Universitario Central de Asturias durante el pasado mayo. / PABLO LORENZANA

23.372 asturianos están pendientes de una intervención. Aumentan también las demoras de más de seis meses, que afectan a 497 personas

EUGENIA GARCÍAGIJÓN.

El Principado continúa sin cumplir su propio decreto sobre tiempos máximos de espera sanitaria. Ayer se hicieron públicos los últimos datos de las listas de espera sanitarias, correspondientes al mes de julio, y los primeros resultados desde la toma de posesión del nuevo consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, no son precisamente halagüeños. Hay casi un millar más de pacientes en espera por una intervención que el mes pasado y la cifra de enfermos que aguardan una intervención quirúrgica desde hace seis meses, incumpliendo de este modo el objetivo de la consejería, subió de 262 a 497 personas.

Después del acelerón que permitió cerrar la pasada legislatura con números más positivos, durante el primer mes del nuevo mandato las listas han vuelto a experimentar un notable incremento. Así, en julio había 23.372 personas pendiente de operarse, 19.486 de las cuales pertenecían a la denominada espera estructural, que se refiere a aquellos pacientes en situación de ser intervenidos y cuya espera es atribuible a la organización y los recursos disponibles en el Servicio de Salud. Es decir, en este último grupo se excluyen las operaciones que no se pueden programar de forma transitoria y a los enfermos que han rechazado su traslado a un centro alternativo. Un mes antes, en junio, eran 22.464 los pacientes que en total aguardaban una operación y 18.864 los que entraban en la lista de espera estructural. Por lo tanto, en apenas cuatro semanas hay 888 nombres más en la lista de espera global y 622 en la estructural.

Dentro del segundo grupo, las especialidades más atascadas son oftalmología (con 5.083 personas en lista de espera), traumatología (4.597), cirugía general y digestiva (3.357), urología (1.828) y cirugía plástica (1.444). De las quince especialidades, únicamente experimentan ligeras mejorías las demoras de oftalmología y cirugía pediátrica.

El tiempo medio para ser intervenido también se ha elevado en prácticamente cuatro días, de demoras de 71,33 a 75,15. Y si en junio lo máximo que tuvo que aguardar un paciente para someterse a una intervención fueron 326 días, en julio también aumentó el tiempo máximo, hasta los 357 días que aguardó alguien para ser operado de una hernia inguinal o crural por el servicio de cirugía general y digestivo. Por lo general, son las operaciones de cataratas las que más gente tienen a la espera, 3.810 pacientes que aguardan 78,12 días de media.

Por centros, el que peores resultados arroja es el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). En el complejo de referencia hay 7.074 pacientes en lista de espera estructural y la demora media es de 82,39 días. El Hospital Universitario de Cabueñes mantiene a 3.778 pacientes, que aguardan una media de 77,11 días. Estos dos hospitales ocupan también el podio de las demoras máximas, el equivalente a un año bisiesto en el caso del HUCA y 279 días en el centro gijonés, completado por 191 días que hay que esperar como máximo para ser operado en el San Agustín, de Avilés. Por contra, el hospital de Valle del Nalón es el que presenta una demora media más baja, de 56,78 días, y el que menos pacientes tiene en espera (371) es el Carmen y Severo Ochoa, de Cangas del Narcea.

145 días para una resonancia

El decreto sobre listas de espera y registro de demanda asistencial que entró en vigor el pasado noviembre se comprometía a que las intervenciones de cirugía cardiaca y cataratas, histerectomías e implantes de prótesis de cadera y rodilla no superasen los 180 días. Sin embargo, en julio había 73 pacientes que llevaban más de tres meses aguardando una operación de cataratas, 13 por una prótesis de rodilla y 5 de cadera. Por contra, cirugía cardíaca no tiene pacientes con demoras de más de medio año, al igual que para una histerectomía.

El Servicio de Salud del Principado también infringe el decreto en lo referente a los dos meses máximo de esperas para una primera consulta -no se cumple en nueve especialidades-; así como para someterse a una mamografía (en el Valle del Nalón la demora media es de 60,37 días), una resonancia (145,53 en el HUCA), una ecografía (81,13 en Jarrio), colonoscopia (71,08 en el Valle del Nalón) o un TAC (70,22 en el HUCA).

Más información