Incendios en Asturias: «Llegué a pensar que perdía a los animales»

«Llegué a pensar que perdía a los animales»
Carolina cuida de sus caballos con el monte quemado de fondo. / N. A.

Carolina Schröder pasó la noche en vela por la cercanía de las llamas a su cabaña equina en Colunga

L. RAMOS LOROÑE (COLUNGA).

«Nunca había visto algo igual. Los animales se quedaron mudos, el silencio era sepulcral». Carolina Schröder, una alemana afincada desde hace una década en Loroñe, donde cría caballos miniatura americanos, reconoce que durante la noche del martes al miércoles llegó a pasar auténtico «miedo» debido a la velocidad con la que las llamas se propagaron por un monte cercano a su explotación ganadera. «El fuego se inició sobre las seis de la tarde y hubo varios focos», relataba ayer, mucho más tranquila tras ver cómo de la pesadilla vivida unas horas antes solo quedaba el negro del matorral carbonizado.

Entre las llamas y su vivienda hay un pastizal y pasa también la carretera del Fitu, pero la voracidad con la que el fuego devoraba el monte y las fuertes rachas de viento hicieron que no pudiera evitar pasar la noche en vilo. «Estuvimos mirando cómo y por dónde podíamos evacuar a los animales por si fuese necesario y todo», explicó. Y tuvo también palabas de agradecimiento para los bomberos, brigadistas y agentes de la Guardia Civil que se desplazaron de forma inmediata hasta el lugar y lucharon durante doce horas para apagar el incendio. «No daban abasto, trabajaron sin descanso», señaló.

Esta veterinaria y criadora de caballos miniatura para terapia reconoció que lo más probable, debido a la multitud de focos, es que el fuego fuese intencionado, y animó a los pirómanos a «pensar que el monte es de todos, es el pulmón de nuestra tierra». Eso sí, quiso también dar un tirón de orejas a las administraciones, pues «si la gestión del monte fuese la correcta, este tipo de cosas no pasarían». Por este motivo, reclamó que lo ocurrido «no se olvide en dos semanas» y se ponga remedio de forma que no vuelva a suceder el año que viene.

La alcaldesa de Colunga, Sandra Cuesta (PSOE), tildó de «inconscientes» a quienes queman y destacó cómo durante la noche fueron «muchos los ganaderos y vecinos que se ofrecieron a echar una mano».