Manuel Gutiérrez sustituye a Ramón Álvarez Maqueda en la Confederación Hidrográfica

Fernando Lastra junto a Manuel Gutiérrez Garcia./Pablo Lorenzana
Fernando Lastra junto a Manuel Gutiérrez Garcia. / Pablo Lorenzana

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, fue hasta ahora director general de Calidad Ambiental

Marco Menéndez
MARCO MENÉNDEZGijón

Manuel Gutiérrez, director general de Calidad Ambiental, será nombrado por el Consejo de Ministros nuevo presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, en sustitución del moscón Ramón Álvarez Maqueda, que llevaba en el cargo desde el 1 de marzo de 2012.

Gutiérrez nació en Pola de Siero hace 59 años y es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Escuela Técnica Superior de Santander. Entre 1983 y 1987 trabajó en diferentes empresas privadas de ingeniería y construcción para después, durante dos años, trabajar en la Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias. Fue en 1989 cuando ingresó por oposición como funcionario en el Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del Estado. A partir de entonces ocupó cargos en la Administración del Estado, siendo jefe del Servicio Provincial de Costas en Pontevedra, Lugo y Asturias, subdirector general de Gestión del Dominio Público Marítimo Terrestre, comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Norte y, a partir de 2008, pasó a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, donde fue técnico y comisario de aguas.

Su relación con la Administración regional comenzó en 2012, cuando ocupó el cargo de director general de Calidad Ambiental. Fue hasta 2015, si bien fue recuperado para el mismo puesto por el Gobierno de Javier Fernández.

Varios son los frentes abiertos en la Confederación Hidrográfica del Cantábrico que se encontrará Manuel Gutiérrez. Uno de los que está causando más polémica en los últimos meses es la situación que atraviesa el cauce del río Piles y el saneamiento de la zona Este de Gijón. Pero también otras cuestiones como las necesarias obras en Arriondas para evitar las inundaciones por los desbordamientos de los ríos Sella, Piloña y Chico, y que podrían estar listas en el plazo de unos tres años.

Pero otros puntos conflictivos en materia de inundaciones están a la espera de las decisiones de los responsables de la cuenca, como son Villaviciosa, Pravia, Soto del Barco o Castrillón, entre otros concejos, que demandan una mayor limpieza de los ríos para evitar desbordamientos que, según los vecinos, en muchas ocasiones se producen por la presencia de troncos y basura en los cauces.

Nuevos protocolos

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico también está inmersa en la elaboración de nuevos protocolos para minimizar daños en caso de sequía, como el presentado meses atrás en Ribera de Arriba. Se trata de los planes especiales de sequía (PES), que se han de compatibilizar con el mantenimiento de los caudales ecológicos en los ríos asturianos.

Pero no hay que olvidar que este departamento dependiente del Ministerio para la Transición ecológica también tiene competencias en materia de saneamiento y son varios los municipios asturianos que están pendientes de sus decisiones para llevar adelante unas obras que los ayuntamientos afectados consideran vitales.

Manuel Gutiérrez es un reconocido hombre conciliador que hasta el momento había trabajado intensamente en el Principado en asuntos claves como la protección del litoral frente al aumento del nivel del mar por el cambio climático o en la elaboración de planes contra las inundaciones en las áreas más conflictivas de la región. Ahora, desde la Confederación Hidrográfica del Cantábrico podrá dar un impulso a todas estas políticas.