Las máquinas trabajan en el cruce de Serrapio, en Aller