María Valenzuela tardó en salir de su casa porque intentó rescatar a sus perros del fuego

La vivienda, ubicada en la parroquia gozoniega de Condres, quedó destrozada por las llamas. En el recuadro, María Valenzuela./ A. G.-O.
La vivienda, ubicada en la parroquia gozoniega de Condres, quedó destrozada por las llamas. En el recuadro, María Valenzuela. / A. G.-O.

La hija del jinete Juan Valenzuela se recupera en el hospital de La Paz de las quemaduras sufridas en el incendio de su vivienda

ALICIA G.-OVIES LUANCO.

La amazona María Valenzuela, de 50 años, evoluciona favorablemente tras haber pasado su primera noche en la unidad de quemados del hospital madrileño de La Paz después de haber sufrido heridas en el 17% de su cuerpo en un incendio que el miércoles calcinó la vivienda en la que residía en la parroquia de Condres, en Gozón, desde hacía más de año y medio. La hija del conocido jinete Juan Valenzuela, que todavía se encuentra sedada e intubada, está siendo tratada por quemaduras de primer y segundo grado. Los pronósticos del equipo médico que se encarga de atenderla son mejores de lo esperado en un primer momento.

Valenzuela se encontraba dentro de su casa cuando a primera hora de la mañana del miércoles se produjo un incendio en la planta baja. Un vecino que se disponía a irse a trabajar fue el primero en dar la voz de alarma y en acudir a su rescate. La amazona todavía se encontraba consciente y dentro del edificio, intentando rescatar a sus perros. Por el momento, se desconocen las causas por las que se inició el fuego ya que el equipo de investigación de la Guardia Civil no ha podido acceder aún a lo que queda del edificio. Los agentes están a la espera de que se asegure lo poco que se salvó de las llamas.

La amazona residía en la zona de Condres sola acompañada de nueve perros -de los que cinco fallecieron en el incendio-, tres caballos y varios gatos. Su familia se ha hecho cargo de los canes que sobrevivieron y se los ha llevado a Madrid, mientras que el resto de animales serán atendidos por un vecino de la zona.

«Estamos muy cansados, pero muy contentos porque está mejorando», explicó ayer su hermana Reyes. María Valenzuela tuvo que ser intervenida en la mañana de ayer para colocarle unos apósitos con los que aliviar el dolor que le producen las quemaduras. En un principio, los médicos temieron que la mayor parte de los daños causados por el fuego fuesen de segundo grado, pero tras un análisis más exhaustivo pudieron constatar que las heridas eran de menor gravedad de lo esperado.

La mujer seguirá sedada e intubada durante cuatro o cinco días más para evitar posibles infecciones. Su familia ya se encuentra en Madrid.

Derrumbe del techo

La vivienda en la que residía en el concejo de Gozón ha quedado totalmente destrozada. A pesar del intenso trabajo realizado por los bomberos del parque de Avilés durante horas, nada se pudo hacer por salvar la estructura, cuya techumbre acabó por venirse abajo. Lo único que no se vio afectado por las llamas fue un cobertizo anexo a la vivienda. El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió el aviso a las 7.34 horas de la mañana. En la llamada se advertía de un incendio en una vivienda unifamiliar.

María es hija del conocido jinete Juan Valenzuela, quien recibió un homenaje durante la presentación del concurso de saltos de Gijón el año pasado. Exmilitar, Juan Valenzuela era un habitual de la ruta de campeonatos se realizaban en Asturias en la década de los años 60 y 70 y también fue instructor en el Club Hípico Astur. Supo, además, inculcar su pasión por la hípica a sus hijas. «Mi hermana también montó durante muchos años y llegó a ser muy conocida en ese mundo, pero ya se había retirado», relató Reyes Valenzuela. De hecho, María seguía ligada al mundo de la hípica, ya que realizaba cabezadas para caballos y correas para perros que vendía a través de internet o en algunos concursos de saltos, como el que se celebra en Luanco.

Temas

Gozón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos