El octogenario detenido en Seloriu logra paralizar las obras de saneamiento

La abogada del Principado, dirigiéndose anteayer a Isaac Crespo, frente a ella. /
La abogada del Principado, dirigiéndose anteayer a Isaac Crespo, frente a ella.

Isaac Crespo mantiene que la Consejería de Fomento puede modificar el trazado del proyecto y traslada su oposición al juzgado

LYDIA ISVillaviciosa

«Sabía que se podía hacer algo, que había que protestar y que, sobre todo, no tenía que firmar nada». Isaac Crespo, el octogenario de Seloriu que anteayer fue detenido por la Guardia Civil tras negarse a firmar la expropiación forzosa de dos de sus parcelas, está exultante. No en vano, ha logrado que de momento las obras de saneamiento en sus terrenos se hayan paralizado y que las máquinas hayan dejado de trabajar.

Crespo es uno de los vecinos afectados por el trazado propuesto por el Principado para conectar las parroquias de Seloriu, Carda y Tornón al saneamiento. El proyecto incluye el paso de las tuberías justo por el centro de sus parcelas, por lo que desde el primer momento alegó y solicitó un cambio en el planteamiento. «No digo que no al saneamiento ni a que pase por mis fincas, pero que lo haga por la orilla de la carretera, aprovechando el retranqueo del cierre y no destrozándome mi propiedad», insistió.

Sin embargo, en sus respuestas, la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente desestimó la petición, al considerarla «técnicamente inviable» y continuó el procedimiento a través de la Ley de Expropiación Forzosa. Anteayer, el personal del Principado se presentó en las parcelas con una orden de ocupación de la Delegación de Gobierno que el afectado se negó a firmar, por lo que terminó detenido.

De su experiencia en el cuartel de la Guardia Civil de Villaviciosa no tiene queja. «Me trataron muy bien, estuve allí como una hora mientras hacían el papeleo y con el abogado de oficio», señaló. Y pese a que las emociones del día repercutieron en su corazón -padece una arritmia de nacimiento y por la noche se sintió indispuesto-, aseguró que «volvería a hacerlo».

«Quería que me arrestaran»

Durante el día ayer, Crespo no dejó de recibir muestras de apoyo y solidaridad. «Me llamó muchísima gente de todos los sitios apoyándome. Yo quería que me detuvieran para que siguiera el proceso, porque si llego a firmar, las máquinas seguirían trabajando y yo lo que quería era que pararan. Ahora es para seguir hasta el final y esperar a ver lo que dice el juez», explicó.

Por su parte, el alcalde de Villaviciosa, José Manuel Felgueres, quiso mostrar también su solidaridad con Crespo. «Todos estamos de acuerdo en que el saneamiento hace mucha falta, pero también es verdad que debería estar mejor planteado», señaló. El regidor también se mostró partidario de que el trazado discurra «por la orilla de la carretera».