«Tenemos una estación a medias»

Dársenas de la estación de autobuses de Villaviciosa, con algunos pasajeros a la espera. /
Dársenas de la estación de autobuses de Villaviciosa, con algunos pasajeros a la espera.

Los usuarios del equipamiento de

LYDIA IS VILLAVICIOSA.

Dos meses después de que la Federación de Asociaciones Vecinales de Villaviciosa (Faavvi) alertara de que el Consorcio de Transportes de Asturias (CTA) había modificado los horarios de apertura y cierre de la estación de autobuses, las críticas hacia la gestión del equipamiento continúan.

Por un lado, la presidenta de Faavvi, Rocío Vega, reprocha que el Consorcio aún no se haya puesto en contacto con la federación, a pesar de que presentaron una queja formal por escrito ante al cierre de la estación cuando todavía hay servicios disponibles para los usuarios.

El equipamiento funcionó hasta finales de 2013 con auxiliares de seguridad que se encargaban de su apertura y cierre. Ahora, abre de lunes a viernes de 6.30 a 22.30 horas, los sábados de 8.30 a 22 y los domingos y festivos de 9 a 22 horas. Sin embargo, de lunes a viernes sale un autobús de Villaviciosa a las 6.15 horas y cuando la estación ya está cerrada, llegan los usuarios del último servicio, procedentes de Gijón. Situaciones similares se producen también los sábados, domingos y festivos y obligan a los pasajeros a esperar, subirse y bajarse en la calle. «La estación es deficiente, sigue sin disponer de servicio de expedición de billetes y que hayan modificado los horarios provoca que los usuarios carezcan de seguridad. Y en caso de algún percance, la responsabilidad será dudosa», apunta Vega.

«No es lógico»

Los usuarios lamentan, por otro lado, la escasez de servicios. Sobre todo, la imposibilidad de adquirir o renovar los abonos del CTA. «Tenemos un estación a medias, no entiendo cómo se hace algo nuevo que, con lo bien que está, funciona peor que lo viejo», señala Lucía Fernández. «No es lógico que hagan una estación nueva y luego la dejen a medias», secundan Trini Prida y José Antonio Martínez, usuarios asiduos del autobús para desplazarse a Gijón y a Oviedo. «A nosotros no nos afecta lo de los horarios porque solemos viajar a media mañana, pero es incómodo tener que recargar el abono del consorcio en otros sitios y no poder hacerlo en la estación», añaden.

La cafetería, única prestación

Arturo Suárez, de Gijón, acude junto a su mujer, Ana Ruiz, todos los miércoles al mercado semanal. «La estación podría estar mucho mejor porque está nueva, pero tal y como está ahora, está desangelada, menos mal que la cafetería sí funciona», aseguran. El equipamiento fue inaugurado en marzo de 2011, pero hasta principios de este año no contó con ninguna prestación. Con el espacio de la cafetería ocupado y en funcionamiento, aún quedan dos locales vacíos a la espera de que el Consorcio vuelva a sacarlos a licitación, ya que en el primer intento no se recibió ninguna oferta. En los pliegos, figuraba como condición que uno de ellos se destinase a quiosco, complementando la actividad con la venta de títulos del Billete Único del CTA.

La gestión del equipamiento también preocupa en el Ayuntamiento de Villaviciosa. El alcalde, José Manuel Felgueres, reivindica desde el inicio de la legislatura la puesta en marca de todos los servicios.

«El cambio de horarios y dejar a los usuarios fuera de la estación es lo contrario a lo que se debe hacer con los fondos públicos; es como si se tuvieran que celebrar los juicios en el parque de El Pelambre porque el juzgado tiene unos horarios diferentes», comparó el regidor, quien reivindicó, al menos, el servicio de atención al público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos