El TSJA desestima un recurso de vecinos de Perlora contra el PGOU

La sentencia confirma que el crecimiento de los núcleos rurales y la creación de otros nuevos en la parroquia está dentro de la legalidad

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha desestimó el recurso contencioso-administrativo presentado por la Asociación de Vecinos Río Espasa de Perlora contra el actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Carreño.

La sentencia, que fue dada a conocer en la sesión plenaria del jueves, confirma que el crecimiento de los núcleos rurales y la creación de otros nuevos, figura dentro de la legalidad. Del recurso vecinal, el fallo únicamente admite el cambio de calificación en seis solares situados en el núcleo de Perán. La entidad vecinal presentó en 2012 una reclamación contra la aprobación definitiva del PGOU por la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA), por entender que el nuevo documento era «lesivo» contra los intereses generales de los propietarios de la parroquia.

En su queja, entendían que el nuevo planeamiento urbanístico afronta un tratamiento indebido de la ordenación territorial y vulnera la normativa ambiental «impunemente».

La respuesta que ofrece el TSJA a la reclamación supone que el cambio entre la aprobación inicial y la definitiva del PGOU, no supone alteración del modelo territorial y respondería en su mayor parte a las alegaciones presentadas por los vecinos que fueron estimadas. En cuanto a la cuestión ambiental, el alto tribunal señala que en el informe de sostenibilidad ambiental se presentaban tres alternativas como fija la ley.

Sin cambios sustanciales

Partiendo de los informes periciales, la sentencia confirma que no hubo modificaciones sustanciales entre la aprobación inicial y la definitiva y que, en todo caso, se ajustan a la legalidad urbanística vigente. De esta forma la ordenación de las zonas de protección ambiental en las áreas industriales, infraestructuras y espacios públicos se considera correcta.

Por su parte, el alcalde, Ángel Riego, manifestó que «lamentamos que parte de Carrió y de Perlora no hayan sido incluidas definitivamente en la nueva ordenación de Carreño. «La propuesta del equipo de gobierno socialista no contó con el apoyo de la oposición en su conjunto y habrá que esperar un acuerdo que lo haga posible. Seguimos pensando que es la única propuesta viable y trabajaremos para que se haga realidad».

Riego subrayó, además, que a la vista del pronunciamiento del TSJA «queda claro, por tanto, que la aprobación del PGOU no fue injusta ni ilegal. Los cambios realizados en el nuevo planeamiento urbanístico fueron acertados». La sentencia puede ser objeto de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.