El Ayuntamiento ordenó el año pasado el cese de actividad de la 'casona' de surf de El Carmen

J. F. G. SALINAS.

Una orden de cese de actividad por carecer de licencia pesa sobre la 'casona' de surf ubicada en la calle de El Carmen, en Salinas, desde el 28 de agosto del año pasado. «Si la incumple iniciaremos sin dilación el procedimiento para exigir la ejecución forzosa», manifestó ayer la alcaldesa, Yasmina Triguero, que admitió que a día de hoy solo dos de las seis casonas de surf que prestan servicio de albergue y hostelería en Salinas tienen la licencia necesaria para prestar los servicios que ofrecen. Son las ubicadas en las calle Piñole y La Unión, según precisó.

El resto se encuentra en tramitación. En el caso de la ubicada en la confluencia de las calles Bernardo Álvarez Galán y Príncipe de Asturias «está a punto de concederse, a la espera de subsanar unos trámites», mientras que la del número 69 de Príncipe de Asturias, en la confluencia con Luis Treillard, «solo tiene licencia de obra, aún no de actividad. Si ya estuviese prestando servicio también se emitirá una orden de paralización», advirtió Triguero.

Tal y como informó este periódico el pasado mes de abril, la Policía Local de Castrillón denunció el año pasado a la práctica totalidad de escuelas de surf de Salinas por ejercer su actividad sin licencia. Y no sólo para impartir clases de surf. En el caso de las denominadas 'surfcamps', 'surf house' o simplemente 'casonas' de surf, muchas también carecían en el momento de la inspección de la autorización necesaria para prestar servicios de albergue, hostelería o restauración que efectivamente ofrecían. Ninguna de ella fue clausurada, y con la llegada del verano la mayoría ha vuelto a abrir sus puertas.