La contratación del bar de Salinas vuelve a quedar desierta

El Partido Popular critica la gestión de este procedimiento que ha realizado el equipo de gobierno de IU

R. D. PIEDRAS BLANCAS.

El concurso para contratar el bar de la playa de Salinas ha vuelto a quedar desierto al no concurrir ninguna empresa. Así lo anunciaba ayer el Partido Popular, cuya concejala, Esther Zapico, acusaba al gobierno local de ser el responsable de esta situación. «Tenemos que expresar nuestro malestar ante la incompetencia y falta de previsión manifiesta del equipo de gobierno porque a mitad de verano no ha conseguido ofrecer un servicio a los vecinos y visitantes de nuestro concejo».

Para el Partido Popular, no se han ofrecido en el contrato condiciones atractivas para los posibles licitadores en cuanto al canon de un establecimiento del que prácticamente sólo se obtienen beneficios de su explotación en los meses de verano. «Es algo que quedó de sobra demostrado con la renuncia del anterior adjudicatario y la ausencia de concurrencia de licitadores en un primer procedimiento», apuntó Zapico. Y añadió que, en su opinión, la rebaja realizada en el canon en el segundo concurso abierto podría «afinado más habida cuenta de los antecedentes». El primer concurso establecía un canon de 17.000 euros y en el segundo, también desierto, era de 12.000.

La edil popular consideró que los trámites para la contratación se iniciaron con retraso. Según indicó, «este contrato no ha sido abordado con interés por parte del gobierno de Izquierda Unida». Mantiene el Partido Popular que la situación no sería la misma si la tramitación para contratar este servicio se hubiera iniciado «un par de meses antes, en lugar de iniciarlo en el mes de mayo, al límite de tiempo al tener que comenzar a desarrollarse el servicio el día 1 de junio». La concejala popular criticó que ahora el equipo de gobierno no sepa qué procedimiento seguirá, «pero está claro que la rentabilidad del futuro licitador será sólo en agosto y septiembre».