'Santiaguín' murió tajado

Un arqueólogo exhuma el esqueleto de 'Santiaguín'. /
Un arqueólogo exhuma el esqueleto de 'Santiaguín'.

El esqueleto exhumado en el Castillo de Gauzón era de un joven de unos 14 años del siglo XIII y presenta un corte en ambas piernas

J. F. GALÁN RAÍCES.

Los primeros análisis sugieren que 'Santiaguín', el infante cuyo esqueleto fue hallado en sorprendente buen estado de conservación el año pasado en el Peñón de Raíces, vivió en el siglo XIII y murió de forma violenta. En el primer caso las pruebas de carbono catorce dejan escaso margen de error. En cuanto a la causa del fallecimiento, el tajo que presentan ambas piernas, a la misma altura, invita a pensar que no fue precisamente de forma natural, teoría que no se podrá confirmar hasta que concluya el análisis óseo, ya en marcha.

Lo que continúa siendo una incógnita es su identidad. «No podemos saber si era un joven soldado de la guarnición, un paje o un criado», manifestó Iván Muñiz, codirector, junto con Alejandro García, del equipo de arqueólogos que por octavo año consecutivo trabaja en el yacimiento arqueológico del Castillo de Gauzón, en el Peñón de Raíces, fortificación cuyos orígenes datan del siglo VII en la que se forjó la Cruz de La Victoria.

Todas estas cuestiones se investigarán a partir del análisis de sus restos óseos por parte de un equipo de antropología forense formado en Atapuerca, que parte de la premisa, ya asentada, de que se trata de un joven de unos catorce o quince años, que vivió en el siglo XIII, época en la que la Orden de Santiago ocupó la fortaleza. De ahí viene su apodo, 'Santiaguín, nombre con el que lo 'bautizaron' los arqueólogos.

Sus restos fueron exhumados en agosto del año pasado. Estaba en posición decúbito supino, es decir, acostado boca arriba, con los antebrazos cruzados sobre la pelvis y la cara orientada hacia el Este, el lugar por el que sale el sol, «como si esperara la resurrección. Es el rito funerario propio de la Edad Media», explicó entonces Alejandro García.

El hallazgo, unido a otros, constata que el Castillo de Gauzón contaba con una iglesia dedicada a San Salvador que habría sido consagrada a finales del siglo IX por el Rey Alfonso III, según la documentación que maneja el equipo de arqueólogos.