Veinte minutos a pie para ir al colegio

Algunos niños saludan a sus compañeros en el autobús escolar que les adelantó durante su caminata. /
Algunos niños saludan a sus compañeros en el autobús escolar que les adelantó durante su caminata.

Padres y alumnos del colegio de Quintes recorrieron ayer la distancia que les separa del centro en protesta por la falta de transporte

J. M. LEN GIJÓN.

Un grupo de once alumnos y diez padres pertenecientes al Colegio Rural Agrupado de La Marina, en Quintes, recorrieron ayer a pie la distancia que les separa de su antigua parada de transporte escolar, ubicada junto al bar Casa Lalo, para pedir su restablecimiento. Eran las 8.45 horas cuando pequeños y mayores iniciaron su caminata por la carretera local de Quintes, en total novecientos metros en veinte minutos.

A su lado Guardia Civil y Policía Local escoltan la marcha durante el trayecto -de setecientos metros, según Educación, y de novecientos metros, dicen los padres. A medio camino, les adelanta el autobús que, hasta el curso pasado, recogía a los estudiantes en su parada, casi siempre completo, al decir de Educación, y con suficientes plazas vacías, de acuerdo con la versión de la Asociación de Vecinos La Parpayuela, de Quintes, y la AMPA del colegio.

Ni en la distancia ni en las plazas disponibles hay acuerdo entre padres y consejería, tampoco en el derecho al servicio. Y es que la carretera VV-2, carretera local a Quintes, no es precisamente, acusan, «el trayecto peatonal más corto, superior a 1.500 metros del centro docente», como indica la ley. Y ayer así lo comprobaron, camiones, coches y vehículos de todo tipo circulando junto a unos pequeños amparados en unos escasos centímetros de carretera, sin arcén. La 'excursión' acabó sin contratiempos. Ayer los padres continuaban sin noticias positivas de Educación. A mediados de octubre, si el problema continúa, los padres piensan en acudir a los tribunales. Aunque ese proceso supondrá algo más que los veinte minutos de ayer.