Sestaferia.net logra el premio Cubera a la 'Aldea más guapa'

El colectivo concede también distinciones a Senén Rivero, Heber Arenas y a la restauración del cabildo de la capilla de El Requexu

LYDIA IS

La Asociación de Amigos del Paisaje de Villaviciosa, Cubera, celebró la pasada semana su asamblea anual, en la que fueron aprobados los galardones que anualmente concede el colectivo.

Así, este año el premio a la 'Aldea más guapa' recae en Sestaferia.net, un proyecto cooperativo que agrupa a vecinos, instituciones y empresas del medio rural interesados en dotarse de unos servicios de telecomunicaciones de calidad a través de una red abierta, libre y neutra, usando fibra óptica o enlaces inalámbricos sobre frecuencias libres. En Villaviciosa son varias las localidades que ya cuentan con este servicio, que ha permitido dotar de calidad a un acceso que hasta entonces era limitado, suponía un alto coste y baja velocidad para los usuarios. Una de las claves del proyecto, según explica César Díez Valbuena, su coordinador, «es cooperar para ser nosotros mismos nuestro propio operador de telecomunicaciones».

Pero el de Sestaferia.net no es el único galardón que entregará Cubera en el acto programado para el próximo jueves, a las 20 horas, en el Teatro Riera. El colectivo también ha otorgado tres distinciones, que han recaído en Senén Rivero, Heber Arenas y en los promotores de la restauración del cabildo de la capilla de El Requexu, en San Martín del Mar.

«Escogimos a Senén por el tesón y cuidado que viene mostrando a lo largo de varias décadas en la formación de una rica biblioteca privada, publicaciones y documentos sobre Villaviciosa, además de por la generosidad en el servicio personal», destacó Etelvino González, presidente de Cubera. Rivero es experto en la historia local de Villaviciosa y cuenta con numerosas publicaciones, además de poseer innumerables documentos escritos y gráficos relacionados con el concejo.

Por su parte, Heber Arenas es un joven pescador que desde hace cuatro años se dedica de forma altruista a la limpieza del río Linares. Desde que inició su andadura en 2010, ha recogido 537 sacos de basura, lo que calcula que supone unas catorce toneladas. Entre sus hallazgos hay residuos de todo tipo, desde neumáticos hasta el somier de una cama.