Acuerdo entre la alcaldesa y los comerciantes del mercado semanal

Aspecto que ofrecía ayer el recinto del mercado. /
Aspecto que ofrecía ayer el recinto del mercado.

El gobierno municipal accede a rebajar la tasa durante el invierno y acepta negociar cambios en la ordenanza que regula la actividad

JOSÉ FERNANDO GALÁNAvilés

El mercado semanal se queda en el recinto de las piscinas de Piedras Blancas y los comerciantes que en él se instalan cada miércoles se beneficiarán durante los meses de invierno de una rebaja en la tasa que abonan al Ayuntamiento, pendiente aún de determinar. Es la síntesis del principio de acuerdo con el que concluyó la reunión que mantuvo ayer la alcaldesa, Yasmina Triguero, con una representación de los comerciantes, que también solicitan más flexibilidad en la aplicación de la ordenanza municipal que regula la actividad y menos sanciones por parte de la Policía Local.

En este último apartado sus propuestas chocaron con la determinación de la alcaldesa. «No se puede permitir, como piden, que aparquen las furgonetas detrás de los puestos ni que ocupen más espacio del que se les ha concedido, porque entonces el mercado sería un caos», dijo al respecto. También advirtió que el Ayuntamiento se mantendrá vigilante a la hora de hacer cumplir la obligación que tienen los comerciantes de limpiar las zonas que han ocupado una vez concluida la actividad y de evitar que se instalen puntos de venta sin licencia.

Con todo, la alcaldesa sí mostró su disposición a modificar ciertos aspectos de la ordenanza municipal. «Piden que si un comerciante no acude un día al mercado los adyacentes puedan repartirse el espacio. Eso se puede estudiar y otras cosas también, pero siempre en el marco de la ordenanza». Con tal fin ha propuesto a los comerciantes que designen una comisión que se encargaría de trasladar, por escrito, sus demandas al Ayuntamiento y de hacer de interlocutor a la hora de consensuar posibles cambios.

Por último, Triguero rechazó que la Policía Local actúe con excesiva rigidez, como afirman algunos comerciantes. «Durante los seis meses posteriores al traslado a la nueva ubicación no hubo ni una sanción. Solo se advertía de la infracción, pero ese período de adaptación ha terminado», advirtió la alcaldesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos