Vecinos de Carrió, Pervera y Aboño se suman a las quejas por las nubes de carbón

P. G.-PUMARINO

Los vecinos de las parroquias de Carrió, Pervera y Aboño mostraron ayer sus quejas por las reiteradas emisiones aéreas de carbón que padecen esta poblaciones durante todo el año. La protesta es también una respuesta al «olvido» municipal de incluirlas en la relación de zonas del municipio que se vieron afectados por la última 'nube' que, en esta ocasión, causó la alarma en el vecino concejo de Gijón. Según expresaron a EL COMERCIO algunos de los residentes en estas parroquias, la frecuencia de los vientos procedentes del mar tiene mucho más impacto en estos núcleos de población «y, sin embargo, parece que solo son Xivares, Albandi y Gijón los que la sufren».

Por su parte, la alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández, que conoció estas quejas vecinales, precisó que la iniciativa municipal se enmarca en el contexto que originó las quejas en Gijón. Y recordó que Carreño es el único concejo que dispone de medios de medición de las emisiones contaminantes en la franja de la ría de Aboño.