Triguero, dispuesta a someterse a una cuestión de confianza

Yasmina Triguero. /
Yasmina Triguero.

Afirma que las directrices del Estado «impiden aumentar ni un céntimo el presupuesto pese a que podríamos dedicar tres millones a inversión»

J. F. GALÁN

La alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, acudirá a una cuestión de confianza si el PSOE no apoya su propuesta presupuestaria. Se eleva a 19.981.343 euros sin tener en cuenta los fondos reservados a los patronatos de Cultura y Deporte, reserva 1,2 para inversión y ha sido elaborada «teniendo en cuenta sus aportaciones y bajo el corsé que impone el Gobierno central. Nuestras arcas están saneadas. El pasado ejercicio se cerró con superávit, la deuda se ha reducido al 26% y el remanente de tesorería se eleva a ocho millones. Estamos en condiciones de destinar tres millones a inversión y satisfacer así necesidades prioritarias, pero las reglas que marca el Ministerio lo impiden», manifestó Triguero.

La concejala de Hacienda, Soraya Casares, ahondó en el asunto. «No es cierto que si amortizásemos más deuda podríamos elevar el gasto. Las directrices de Montoro establecen que sólo se puede aplicar una subida del 2,1%, y el resultado son 19.981.343 euros con 26 céntimos. Ni uno más. Pese a que estamos en condiciones hacerlo, si superamos ese techo nos veríamos sometidos a un plan de ajuste, y el portavoz del PP debería saberlo, aunque por lo que se ve no es así», dijo en respuesta a las declaraciones en las que Jesús Pablo González-Nuevo Quiñones proponía amortizar más deuda para incrementar el presupuesto.

Izquierda Unida presentará el lunes la propuesta al PSOE y según la alcaldesa, «el margen de maniobra es mínimo. Sabemos que podríamos dedicar tres millones a inversión y que tendremos que conformarnos con 1,2, cantidad con la que va a ser muy difícil cumplir tanto sus expectativas como las nuestras, pero los requisitos del Estado acotan el terreno de juego y no nos podemos salir», reiteró. A partir de ahí, «si no hay acuerdo antes del día 28», fecha en la que la propuesta se someterá a votación plenaria, «me someteré a una cuestión de confianza», herramienta que abre un mes de plazo para que la oposición acuerde un candidato a la alcaldía vinculado a un presupuesto. En el hipotético caso de que así fuese y lograse los apoyos necesarios relevaría a Triguero al frente de la Corporación y si no la propuesta de IU se aprobaría automáticamente.

La alcaldesa se muestra esperanzada en lograr el apoyo del PSOE y al mismo tiempo cauta. «Hemos llegado a unos acuerdos en los que no figuran otros asuntos, como la finca edificable de El Espartal, y nosotros no los vamos a romper».