La adjudicación del contrato de limpieza de jardines queda en suspenso

Vista del parque Adolfo Suárez, en Piedras Blancas. / MARIETA
Vista del parque Adolfo Suárez, en Piedras Blancas. / MARIETA

La decisión, adoptada por el Ayuntamiento, se debe al recurso presentado por la Asociación de Empresas de Gestión de Infraestructura

J. F. GALÁNPIEDRAS BLANCAS.

El Ayuntamiento de Castrillón ha decretado la suspensión cautelar del procedimiento de contratación del servicio de mantenimiento y conservación de parques, jardines, zonas verdes y arbolado a raíz del recurso administrativo presentado por la Asociación de Empresas de Gestión de Infraestructura Verde (ASEJA). En él argumenta que las cláusulas sociales incluidas en los pliegos son contrarias a derecho.

El Ayuntamiento fundamenta su decisión en que «los perjuicios que podrían derivarse de la continuación por sus trámites del procedimiento de contratación son de difícil o imposible reparación», por lo que procede suspender provisionalmente éste hasta el momento en que se dicte la resolución». El concurso salió a licitación con una precio base de 1.967.619 euros por dos años, con la posibilidad de prórroga a un tercero. A él se presentaron seis empresas entre la que figura Urbaser, la actual concesionaria.

Según explicó ayer la alcaldesa, Yasmina Triguero, las referidas cláusulas sociales «premian en positivo que las condiciones de las personas con discapacidad se acerquen a las que estipula el convenio de jardinería». Y el 75% de la actual plantilla de Urbaser asignada a parques y jardines en Castrillón tiene algún tipo de discapacidad, por lo que cobran en función de lo que establece el convenio de centros especiales de empleo, una cantidad inferior al que estipula el convenio de jardinería.

Salió a concurso en casi dos millones de euros y se han presentado seis empresas

Ante esta situación, el pasado mes de mayo llevaron a efecto una serie de movilizaciones en las que reclamaban que en los pliegos municipales del nuevo contrato se exigiese a las empresas que acudiesen al concurso que tuvieran como referente el convenio de jardinería, como finalmente ha sido.

Según Triguero, «muchos ayuntamientos incluyen este tipo de cláusula sociales en sus contratos, y es bastante habitual que las empresas las recurran». Si finalmente el recurso fuese estimado «nos volveríamos obligados a modificar los pliegos y a volver a iniciar el procedimiento», admitió la alcaldesa.