San Adriano vence a la lluvia

Numerosos fieles marchan en procesión tras la imagen de San Adriano. / OMAR ANTUÑA
Numerosos fieles marchan en procesión tras la imagen de San Adriano. / OMAR ANTUÑA

La afluencia a la romería que cierra el calendario de fiestas estivales de Castrillón fue a más a medida que avanzaba el día

J. F. G.AVILÉS.

La lluvia matinal no pudo ni con San Adriano ni con los cientos de fieles a la romería popular que pone punto final a las fiestas del verano en Castrillón. El caso es que si a las once el 'prao' estaba desierto, a partir de entonces el agua dejó de caer y los romeros comenzaron a llegar, primero poco a poco y después, especialmente a partir de las dos de la tarde, en gran número.

La tradicional misa en la capilla de San Adriano en honor al santo comenzó con puntualidad, a la una de la tarde. Oficiada por el párroco, don Agustín, muchos fieles se pasaron las cadenas, gesto simbólico que según la tradición libra los fieles que cumplen con ella de contraer cualquier mal durante un año. Después, la imagen del Santo y la de la Virgen de Covadonga fueron sacadas en la procesión al son de la Bandas de Gaitas de Castrillón, que acudió casi al completo.

El acto religioso dio paso al festivo, la comida. En pareja, en familia o entre amigos, los asistentes dieron buena cuenta de tortillas, empanadas y demás, los más previsores en las mesas que previa reserva concede el Ayuntamiento y el resto donde pudo, muchos de ellos en los prados aledaños. La segunda y última misa en honor a San Adriano, un centurión romano famoso por su crueldad que un buen día se convirtió al cristianismo y acabó martirizado se celebró a las seis de la tarde. Después, el Grupo Limón marcó el ritmo de la verbena para concluir con música dj.