Alberto León «fue un hombre feliz que hizo feliz a quienes le rodeaban»

La familia recibe el pésame. Casado con María del Carmen Rodríguez, tenía siete hijos y once nietos. / MARIETA
La familia recibe el pésame. Casado con María del Carmen Rodríguez, tenía siete hijos y once nietos. / MARIETA

Cientos de personas acompañan a la familia en el funeral del exalcalde y concejal durante treinta años, fallecido a la edad de 81 años

J. F. GALÁN AVILÉS.

Cientos de personas acompañaron ayer a la familia en el funeral de Alberto León, «un hombre feliz que hizo felices a quienes lo rodeaban», manifestó durante su homilía Diego Macías, vicerrector del Seminario y allegado a la familia del difunto. A lo largo de sus seis años como alcalde de Corvera y de los otros treinta en los que formó parte de la Corporación como concejal «se preocupó por los que no tenían luz o camino. Era un hombre entregado a los demás», subrayó.

Familiares, amigos, conocidos, miembros tanto de la actual corporación como de otras anteriores, de todos los signos políticos, excompañeros de Ensidesa, trabajadores municipales y vecinos dieron el último y sentido adiós a Alberto León, un político de la vieja guardia respetado por todos cuyo único interés, como subrayó el sacerdote, «era lograr lo mejor para Corvera».

La asistencia desbordó la capacidad de la iglesia de San Esteban de Molleda, localidad en la que residía. Fue el alcalde que inauguró la actual casa consistorial y el centro sociocultural de Las Vegas, el que promovió la construcción de escuelas y la apertura de caminos en las distintas parroquias, el que cerró el antiguo régimen y el que guió al concejo durante la transición.

Tomó el bastón en 1973 y lo sostuvo hasta cedérselo en 1979 a Luis Belarmino Moro, el candidato con el que el PSOE ganó las primeras elecciones del actual período democráticas. Las urnas le dieron siete concejales, uno más que a León, cabeza de lista por la desaparecida UCD.

Cuatro años después, tras cumplir sus obligaciones en la oposición, se retiró de la política para reaparecer en 1991, primero como concejal de Cianco, hasta 1999, y posteriormente de la Unión Regionalista Asturiana (1999-2007) y del PP (2007-2011). Fue su última legislatura. La inició en la oposición, y tras la moción de censura que en 2008 arrebató la alcaldía al socialista José Luis Vega para dársela a Luis Belarmino Moro, de la USPC -el mismo que 32 años atrás le había derrotado en las urnas- la terminó como concejal de Servicios Urbanos. Una vez terminado el mandato se fue, sin más.

Alberto León ha dejado una profunda huella en el Ayuntamiento. Era conciliador, pausado, afable, sonriente y educado, un hombre dado a mantener largas conversaciones con políticos de otros signos sin elevar nunca el tono y siempre desde el mayor de los respetos. Antes de hablar, escuchaba.

«Era un señor con mayúsculas», manifestó el alcalde, Iván Fernández, apreciación que comparten todos lo que le rodearon durante su vida política, personal y laboral. Era delineante en la antigua Ensidesa, trabajo que siempre compatibilizó con la política, labor que siempre entendió como una afición o un acto de entrega a los demás. Nunca estuvo liberado.

Había nacido en Camina, en la parroquia de Cancienes. Casado con María del Carmen Rodríguez, tuvo siete hijos y once nietos. Tras el funeral, presidido por Alejandro Soler, párroco de la unidad pastoral de Las Vegas, y cooficiado por el referido Diego Macías y por Ramón Luis García, capellán castrense de Valladolid, el cadáver recibió sepultura en el cementerio parroquial.

 

Fotos

Vídeos