El alumnado del Infanta Leonor se trasladará el lunes a la sala juvenil del Acebo

Las familias eligieron la sala juvenil tras el encuentro con la alcaldesa y la directora general. / MARIETA
Las familias eligieron la sala juvenil tras el encuentro con la alcaldesa y la directora general. / MARIETA

La mayoría de las familias eligen este espacio para pasar el curso a pesar de que carece de algunos servicios como zona de patio o baños adaptados

SHEYLA GONZÁLEZPIEDRAS BLANCAS.

Las familias de los alumnos de la escuela Infanta Leonor de Piedras Blancas eligieron ayer trasladar a los pequeños a la nueva sala juvenil del Acebo, ubicada a dos calles de su actual centro. La decisión se tomó tras pasar una encuesta en la que salió como ganador este espacio por un 60% de los votos frente al colegio El Vallín.

La decisión se trasladó al equipo directivo y este a la Consejería de Educación, que optó por acatar sus preferencias y ha puesto en marcha el dispositivo para la reubicación, que se espera se pueda hacer efectiva el lunes. Para ello el Ayuntamiento de Castrillón, titular de la sala juvenil, deberá recepcionar las obras de los bajos este mismo viernes.

Se trata de un local de nueva construcción que acaba de transformarse en sala juvenil. «Hemos hablado con los arquitectos y las obras están terminadas y se puede recepcionar sin problemas. En vez de hacerlo la semana que viene, como estaba previsto, lo adelantamos a esta para que la los niños puedan comenzar el curso lo antes posible», explicó ayer la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero.

El Ayuntamiento recepcionará el viernes las obras para iniciar la mudanza del mobiliario

«Cada familia tuvo sus razones, porque las dos ubicaciones tienen pros y contras, pero para el funcionamiento y el proyecto del centro, los espacios de la sala juvenil eran más adecuados», explicó ayer el presidente del AMPA, Rubén Menéndez, tras tomar la decisión final. Aunque ha ganado por mayoría la sala juvenil hay familias que no están de acuerdo, pues entienden que esta no cumple con algunos de los servicios básicos que sí ofertaba El Vallín. Y es que la sala juvenil no está adaptada para menores de entre tres y seis años.

Los bajos no cuentan con baños adaptados ni con zona de patio, ni interior ni exterior. Además, para el servicio de comedor podrán ofertarse en la sala, pero la limpieza y lavado de la vajilla deberá hacerse en el Infanta Leonor. «Había que pensar primero en los niños, que son muchos meses los que pasarán fuera. Me pregunto como harán cuando llueva y no puedan salir o si es seguro sacarlos al patio a una calle transitada», dicen algunas de las familias que prefieren El Vallín.