Amandi se hermanará con su homóloga gallega

José Antonio Fernández y Alejandro Vega. / E. C.
José Antonio Fernández y Alejandro Vega. / E. C.

Alejandro Vega mantiene los primeros contactos con el alcalde de Sober ante la propuesta del delegado territorial, José Antonio Fernández

A. G.-OVIES VILLAVICIOSA.

La parroquia de Amandi se hermanará con su homóloga gallega, ubicada en el concejo lucense de Sober. Alejandro Vega ya ha mantenido los primeros contactos con el alcalde del municipio, Luis Fernández Guitián, para llevar a cabo este emotivo acto. La iniciativa parte del nuevo delegado territorial, José Antonio Fernández. «Somos las dos únicas localidades españolas con el nombre de Amandi y me pareció un acto muy interesante. Ellos tienen el vino, nosotros la sidra...», explica. Su intención es que pueda llevarse a cabo a lo largo de este año.

La propuesta fue presentada a los vecinos de la parroquia maliaya en una reunión mantenida recientemente en la que se aprovechó para anunciar las actuaciones programadas para este ejercicio y poner sobre la mesa aquellas que no estuviesen previstas. El encuentro sirvió, además, para firmar el acuerdo de cesión de las antiguas escuelas, que son utilizadas como sede de la Asociación de Festejos Puente de San Juan.

Una de las actuaciones más demandada fue la creación de un parque infantil. El principal problema, apunta Fernández, es la falta de ubicación. «Nos está costando encontrar un sitio donde poder construirlo», afirma. El Ayuntamiento también tiene previsto reparar aceras, caminos, llevar a cabo desbroces y aumentar la señalización de los barrios. El saneamiento es otra de las demandas realizadas por los vecinos, así como la necesidad de disminuir el número de personas que viven en la parroquia pero no están empadronadas.

«Hacía tiempo que no se hacía una reunión de este tipo y hubo mucha participación», asegura Fernández, quien tiene previsto programar otra antes de que acabe el año con el fin de valorar las actuaciones que finalmente pudieron llevarse a cabo. «Desde la asociación ya hacíamos este tipo de trabajo, pero hacía falta una figura como la del delegado territorial», asegura.