Amigos de los Hórreos defiende que tengan un uso turístico

El historiador Jesús González Calle, en su ponencia. / P. G.-P.
El historiador Jesús González Calle, en su ponencia. / P. G.-P.

Apoya esta medida en «construcciones de poco interés y respetando su estructura, sin añadir elementos como luces de neón o chimeneas»

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

La Asociación de Amigos del Hórreo Asturiano organizó ayer en Carreño las primeras jornadas de estudio de estas construcciones tradicionales en madera. El licenciado en Historia Xandru Obaya abordó el presente y el futuro de los hórreos y defendió su uso turístico en aquellas de poco interés y que no tengan un valor etnográfico, respetando en todo momento su estructura como tal. Esto es, sin elementos externos no identificativos con estas construcciones, tales como chimeneas o luces de neón. Se da el caso, en este sentido, de que hay paneras cuyas canalizaciones discurren por los pegoyos.

También hay constancia de que suelen tener usos muy diversos, llegando a albergar hasta las cenizas de los familiares fallecidos. «De ahí que apostemos por su diversificación para poder darles un contenido más acorde con los tiempos actuales, como defendemos desde este colectivo», explicó Víctor Manuel Suárez, portavoz de la asociación que organiza las jornadas.

Previamente, en el acto de presentación que tuvo lugar en la Casa Municipal de la Cultura de Candás, la Asociación de Amigos del Hórreo de Asturias hizo un balance de las actividades desarrolladas por la entidad y, después, se dio paso a la primera conferencia, que corrió a cargo del doctor en Historia Jesús González Calle. Centró su intervención en los trabajos arqueológicos que se han hecho al respecto y en cómo los resultados señalan que, efectivamente, sí había constancia de hórreos en la región pero en ninguno de los restos se aprecia que hubiese construcciones con cubierta de pizarra.

El doctor en Arqueología Iván Muñiz señaló, por su parte, que estos graneros, al margen de que sean identificativos de Asturias, tuvieron una función socialmente neutra. Estudioso de los hórreos de Villaviciosa, apuntó, no obstante, que en el caso del concejo maliayo estas construcciones eran consideradas elementos señoriales, propios de las clases altas, con ornamentación, lejos del alcance de la población rural de una clase social más baja. «Lo milagroso es que mientras otros edificios antiguos de piedra desaparecieron con el tiempo estas construcciones se mantuvieron. Es una arquitectura en madera, algo excepcional en el mundo europeo», señaló.

Las jornadas finalizaron con una mesa redonda en la que se abordaron los avances y las líneas que habría que seguir en su conservación, en cuyo transcurso volvió a salir a relucir el uso turístico, siempre con los requisitos antes mencionados. Entre los asistentes se encontraban algunos interesados en este asunto procedentes de las comunidades autónomas de Galicia y Cantabria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos