«La antigüedad no es un criterio omnipotente»

Imagen de archivo de la calle de San Antonio. /  MARIETA
Imagen de archivo de la calle de San Antonio. / MARIETA

Su conferencia, que ayer abrió la Semana Indiana, descifró las huellas dejadas por los siglos XIX y XX en urbanismo y construcciones La historiadora María Fernanda Fernández anima a los pravianos a conocer y defender su patrimonio

C. DEL RÍO PRAVIA.

Es incapaz de quedarse con un solo edificio o monumento de Pravia, pero la historiadora María Fernanda Fernández sí confesó que «me gusta subir por la calle de San Antonio y ver la cantidad de edificios fantásticos que tiene, comercios con nombres que suenan a pasado en locales habilitados a tal fin y desembocar en el parque Heno de Pravia que evoca una época y es, por definición, el nombre que puso a Pravia en el mapa y que tuvo mucho que ver con la difusión de sus costumbres». Una evocadora imagen que compartió con este periódico antes de pronunciar la conferencia 'Más allá de las casonas indianas' con la que ayer comenzó la Semana Indiana de Pravia. Curiosamente, con una intervención que solo se refirió al pasado y las construcciones indianas como contextualización.

«Creo que está suficientemente estudiado y centrarse en estas edificaciones es quedarse solo con una parte reducida y sesgada de los siglos XIX y XX que no representa, ni mucho menos, a toda la sociedad. De los 300.000 ó 400.000 asturianos que emigraron, solo triunfó un 3%», señaló.

Por eso ella prefirió profundizar no solo en el resto de edificios y construcciones que han llegado a la actualidad y que dependen de la acción de la sociedad para ser protegidos como patrimonio sino en el legado material intangible dejado por el resto de la inmigración anónima y la propia población praviana que no emigró.

Habló también de la industrialización y los sistemas de transporte y producción asociados a la misma, así como de la producción. Su repaso a estos dos siglos concluyó con una revisión del comercio.

Pero, sobre toda la exposición, Fernanda Fernández lanzó dos mensajes muy claros: por un lado, el papel protagonista que debe jugar la sociedad en la protección del patrimonio y, por otro, el riesgo de no considerar valiosas las construcciones más recientes. «El inconveniente del patrimonio de los siglos XIX y XX es que mucha gente considera que fue hace muy poco. Las cosas no se pueden valorar solamente por su antigüedad. No es un criterio omnipotente. Un cine de los años veinte ha perdido función pero su aportación social y cultural en la época es difícilmente comparable con la de algún lugar social de hoy en día. Era el único sitio donde se podía soñar en aquel entonces. Protejámoslo», animó.

Fernández encomendó esta misión a la gente, a los pravianos. «Esto no tiene nada que ver con la ley o con los arquitectos, sino que debe ser asumido por la sociedad. Son los vecinos quienes deben demandar la conservación y protección de determinados edificios», reclamó. Reconoció que este «agente activo y necesario» tal vez no posea la formación académica o histórica necesaria para valorar la importancia de un edificio, pero «igual que escuchan al político de turno, deben escuchar al estudioso, que no en este caso no es de turno, sino perseverante. Y en Pravia hay mucha gente que conoce muy bien su historia, como por ejemplo su cronista. Una vez que lees esos textos, añades tus recuerdos y sentimientos y ves el inmueble en cuestión de otra manera», defendió.

La Semana Indiana continúa hoy miércoles con un paseo a cargo de Ecos de Pravia, a las 18 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos