El arrastre de bueyes suma apoyos en Piedeloro entre gran vigilancia policial

Agentes de la Policía Local de Carreño vigilan la celebración del arrastre de bueyes. / P. G.-P.
Agentes de la Policía Local de Carreño vigilan la celebración del arrastre de bueyes. / P. G.-P.

La prueba suscitó el interés de cientos de personas después de que los animalistas solicitaran su suspensión por «maltrato animal»

PEPE G.-PUMARINO PIEDELORO.

«No voy a entrar en cuestiones políticas. Este tipo de exhibiciones se viene haciendo en muchos concursos y hasta ahora nunca hubo queja alguna de maltrato animal». Con estas palabras el presidente de la Asociación de Ganaderos de Carreño, Gabino González, quiso salir al paso de las peticiones de la Red de Derechos Animales de Alternativa Verde por Asturias-Equo. En ellas solicitaba a las autoridades municipales que suspendieran la prueba de arrastre de bueyes del certamen ganadero de Piedeloro celebrado ayer bajo una mayor vigilancia policial ante el riesgo de que pudiera haber altercados. La organización política apelaba al «sufrimiento» de estos animales al amparo de un informe de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal. La postura fue muy rebatida por los muchos asistentes que ayer presenciaron la exhibición y que consideran que existe un gran desconocimiento al respecto por parte de los animalistas.

En palabras de Marcelino Granda Pérez, buen conocedor de esta actividad ganadera, «hablar de sufrimiento de este tipo de reses es comparable a decir que los practicantes de del culturismo se sienten maltratados por el trabajo que hacen en los gimnasios. Los ganaderos que se dedican al arrastre someten a un entrenamiento a estos animales para mejorar su empuje de manera totalmente altruista porque, a cambio, no reciben ninguna compensación económica. Tan solo un simple trofeo».

La prueba de arrastre de bueyes consiste en el empuje de las parejas de un peso que ronda los 800 o 1.000 kilos sobre un circuito durante un tiempo de siete minutos. Aquella pareja que efectúe más vueltas será la campeona. Así lo explicó Gabino González, un ganadero que recibió recientemente un reconocimiento por los 37 años que lleva organizando ininterrumpidamente el certamen ganadero de Carreño por parte del Ayuntamiento de Llanera. Pero el comunicado de los animalistas le causó una honda preocupación que, dice, no compensa sus esfuerzos por mantener el certamen. «En un principio pensé que esta noticia podría mermar la asistencia de público a esta exhibición pero, sin embargo, esto atrajo a más gente que apoya estas demostraciones».

La alcaidesa y el concejal de Medio Rural, Amelia Fernández y Manuel Noceda, siguieron las evoluciones de las parejas de bueyes como una muestra de respaldo a la actividad. Mañana, día grande de las fiestas, tendrá lugar el desfile de campeones de esta edición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos