El Ayuntamiento da cinco días a la casona de El Carmen para cesar su actividad

La casona datada de 1890 se encuentra en la calle El Carmen. / MARIETA
La casona datada de 1890 se encuentra en la calle El Carmen. / MARIETA

El edicto municipal que prohibirá al negocio funcionar como albergue y servicio de hostelería, se publicará en el Boletín Oficial del Principado

S. GONZÁLEZ SALINAS.

La clausura de la casona de la calle El Carmen de Salinas se hará pública las próximas horas. El Ayuntamiento de Castrillón ya ha finalizado el escrito que ordena la paralización de todo tipo de actividad en la misma. Es decir, no podrán ofertar servicio de albergue, ni restauración, ni espectáculos. La notificación se hará mediante un edicto que se hará público en el Boletín Oficial del Principado.

El Consistorio ha optado por esta vía para evitar posibles problemas a la hora de recepcionar las notificaciones por parte de los actuales gestores de la casona, fechada en 1890 y catalogada como inmueble de interés patrimonial por el Principado. «La Oficina Técnica ya ha elaborado el pertinente informe después de saber que desde Patrimonio se les había denegado la declaración responsable. Ahora lo publicaremos y tendrán unos días para darse por enterados», explicó ayer la alcaldesa, Yasmina Triguero.

En concreto son cinco días los que disponen los gestores para recibir la información sobre la orden de paralización de toda la actividad. De esta manera tendrán prohibido seguir alojando huéspedes, no podrán dar servicio de hostelería y tampoco seguir llevando a cabo espectáculos públicos en el interior de la finca. Recientemente habían anunciado una actuación de magia, para todos los públicos, todos los viernes de julio y agosto de la mano del Mago Pelayo. Una actividad que el pasado viernes congregaba a decenas de personas y que generó quejas entre el vecindario.

Este periódico intentó contactar con los actuales gestores de la empresa que regenta el negocio sin que estos quisieran hacer ningún tipo de declaración sobre la polémica. Quien si quiso marcar su postura fue el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento. Su portavoz, Jesús Pablo González-Nuevo Quiñones, explicó que «se preguntó sobre este tema en la pasada comisión informativa de Urbanismo y también en la de Interior y Turismo y se nos explicó todos los inconvenientes con las respectivas licencias».

En este sentido el portavoz se mostró tajante remarcó que «queremos dejar claro que defendemos el sector del surf como uno de los sectores punteros e innovadores del concejo, pero, como no puede ser de otra manera, y por su propia supervivencia y prestigio, debe cumplir, en este caso este tipo de casonas residenciales, la normativa vigente y unos estándares de calidad, porque sino cavarán su propia tumba en un plazo corto de tiempo, cosa que el PP no quiere de ninguna manera», indicó Quiñones.

Respecto a la otra denuncia interpuesta por vecinos de Salinas contra los gestores de la casona ubicada en la calle Príncipe de Asturias, la alcaldesa dejó claro ayer que «se trata de un caso totalmente distinto. Ellos han procedido a pedir todas las licencias y a legalizarlo todo. De hecho están pendientes de la licencia definitiva porque ellos sí han seguido todos los trámites para llevar a cabo actividades de bar y terraza en el exterior», matizó Yasmina Triguero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos