Una bañista resulta herida de gravedad tras intentar saltar al mar desde el dique del Gayo

Momento en el que el equipo sanitario traslada a la joven ovetense accidentada en Luanco. / A. G. O.
Momento en el que el equipo sanitario traslada a la joven ovetense accidentada en Luanco. / A. G. O.

La joven, de 17 años, dudó en el último momento y se precipitó sobre el hormigón del muelle luanquín

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

Una bañista sufrió ayer un accidente grave al precipitarse desde la cabecera del dique del Gayo en Luanco a la zona de hormigón del muelle de atraque. El fuerte impacto le produjo un politraumatismo, con pronóstico reservado, según informaron fuentes del Servicio de Emergencias del 112 de Asturias. Al parecer, y de acuerdo con el testimonio de algunos de los presentes, el suceso se produjo cuando la joven, de 17 años, intentó saltar al agua agarrada de la mano de una amiga. En el mismo instante en el que se impulsaban para saltar, optó por no hacerlo, precipitándose a la zona de atraque de hormigón desde una altura cercana a los cuatro metros. Tras el accidente, acaecido alrededor de las cuatro de la tarde, se dio aviso al 112, que movilizó al servicio del SAMU. Hasta el lugar se desplazaron tres ambulancias; entre ellas, la UVI móvil con base en Avilés. En las labores de auxilio también intervino la Policía Local de Gozón y el equipo de salvamento de la playa de Luanco. Después de una primera evaluación, la joven accidentada fue trasladada al Hospital de San Agustín, donde tras practicarle las pertinentes pruebas médicas se le diagnosticó un politraumatismo grave, a la espera de realizarle nuevas exploraciones para conocer el alcance real de las lesiones.

De acuerdo con el relato de algunos testigos, la menor se encontraba pasando el día junto a un grupo de amigos, todos ellos procedentes de Oviedo. La elección de este lugar para bañarse se debe a que es uno de los puntos con más afluencia durante la temporada veraniega. Al estar protegido de los vientos del nordeste, se considera el «tostadero» de los bañistas, y tras el cese de su actividad portuaria fue autorizado como zona de baños. También es el lugar preferido de muchos para los saltos. Algunos bañistas se lanzan desde su zona más alta, que es el murete de la cabecera de este dique. Por estar alejado del arenal luanquín, este espacio no dispone de servicios de salvamento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos