La Canal culpa a las empleadas de que el concurso del comedor escolar esté desierto

La dirección del colegio luanquín alude a «la conflictividad laboral que generan las trabajadoras fijas discontinuas»

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

La dirección del colegio público La Canal de Luanco, señala ahora como la causa de que la contratación del servicio de comedor quede desierta, «a la conflictividad laboral de las trabajadoras que son fijas discontinuas». Así lo recoge en una carta remitida ayer a los padres de los alumnos en la que anunciaba la suspensión del servicio.

Ante esta circunstancia la propia directiva inició las gestiones para intentar contratar una empresa del sector que se haga cargo del servicio de vigilancia del comedor. Solo una de ellas mostró interés, aunque finalmente declinó la oferta «ante las informaciones de la existencia de una alta conflictividad, descartando que se trate de razones económicas, según nos comentó la dirección», señaló la portavoz de las empleadas, María Cristina García Granda. En un comunicado de la Consejería de Educación dirigido a el centro escolar se señala que las trabajadoras no deben acudir al mismo y que se les prohibe la entrad. «Así nos lo trasladó la directora en una conversación telefónica, bajo la advertencia, además, que la orden se mantiene aunque dispongan de la correspondiente certificación de que debemos acudir a nuestro puesto de trabajo», añadió la portavoz.

El periodo de contratación establecido sería de enero a mayo de este año «y quedó desierto hasta en dos ocasiones, lo que significa que ninguna empresa muestra el más mínimo interés en el mencionado contrato del Principado». Es otro de los datos que contiene la circular remitida por el centro a los padres de los escolares, así como también se hace referencia al trabajo voluntario desempeñado estos días por parte del profesorado.

La portavoz de las empleadas del servicio de comedor matizó que, «somos empleadas fijas discontinuas desde 1991. Ahora nos cargan con todas las culpas, pero tenemos nuestros derechos laborales como las vacaciones, que algunas empresas no querían pagar».

El grupo parlamentario de Izquierda Unida ha registrado una pregunta para el próximo Pleno de la Junta para el consejero de Educación, para que explique y ofrezca una solución al conflicto en el colegio luanquín.