Candás recuerda a los fallecidos en la mar

Los asistentes, durante la homilía en homenaje a los marineros que perdieron su vida en la mar. / A. G.-O.
Los asistentes, durante la homilía en homenaje a los marineros que perdieron su vida en la mar. / A. G.-O.

El párroco Joaquín Serrano lamenta durante su homilía la escasa asistencia de vecinos. «Hasta en Luanco lo hacen mejor», indicó

A. G.-OVIES CANDÁS.

Dos galernas y más de un centenar de fallecidos. Candás volvió ayer a rendir homenaje a los marineros que perdieron su vida cuando se encontraban faenando en la mar y fueron sorprendidos por dos grandes tormentas que tuvieron lugar entre 1840 y 1877. Ellos son, en palabras del párroco Joaquín Serrano, el origen de la esencia marinera y candasina de la que tan orgullosos están en el concejo y de la que no dudan en hacer gala.

El cura volvió a ser un año más el encargado de la homilía, en la que lamentó la poca presencia de vecinos en el acto. «Esa esencia candasina que en las fiestas nos hace llenarnos de orgullo está un poco disminuida a la hora de recordar a nuestros náufragos. Hasta en Luanco lo hacen mejor», afirmó. Serrano aseguró que Candás «no es solo el día de la Sardina, la Alborada o bailar la danza prima, sino la memoria de aquellas personas que hicieron posible dicho presente».

La historia de la villa marinera se caracteriza por pasar «de la mar a un reciclaje siderúrgico». Una evolución que fue posible «gracias a aquellos marineros que dieron su vida en un tiempo en el que la mar daba y mataba». «Candás está inmerso en numerosas actividades culturales, deportivas y festivas durante el año, pero nada sería sin este Cristo marinero. Todo lo que vino después tiene un origen que no podemos olvidar», concluyó el párroco.

La Sociedad de Mareantes acordó establecer en 1881 la fecha del 14 de enero para honrar a sus muertos en la mar. Según se recoge en las crónicas, el 26 de enero de 1840, fallecieron 96 marineros y el 17 de enero de 1877, otros treinta más. Dos jornadas llenas de tragedia que marcaron la historia y memoria del pueblo marinero y que siguen celebrando de manera anual en la iglesia parroquial.

Al acto de ayer acudieron, entre otros, varios representantes municipales y el músico local Pipo Prendes.

 

Fotos

Vídeos