Carreño multará a los edificios de Carlos Albo si en un mes no se conectan a la red de saneamiento

Vista de los edificios de la calle de Carlos Albo Kay que permanecen sin enganche al saneamiento. / P. G.-P.
Vista de los edificios de la calle de Carlos Albo Kay que permanecen sin enganche al saneamiento. / P. G.-P.

El Ayuntamiento avisa que las sanciones serán de entre 1.800 y 2.400 euros tras cuatro años de pleitos y requerimientos incumplidos

PEPE G.-PUMARINO

El Ayuntamiento de Carreño ha requerido a las comunidades de propietarios de la calle de Carlos Albo Kay de Candás que en el plazo de un mes se conecten a la red de saneamiento. En la notificación se recoge que transcurridos más de cuatro años incumpliendo los apercibimientos realizados, el Ayuntamiento está obligado a reiterar la necesidad de regularizar la situación de la red de saneamiento en esa calle. La orden dictada por el Ayuntamiento llega respaldada por un auto del Juzgado Contencioso Administrativo de Gijón, de junio de 2016, y también por otra sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), de noviembre de ese mismo año.

El Consistorio planteó idéntica exigencia en julio del pasado año. En la misma se advirtió a las comunidades que seguían sin su conexión que se aplicarían sanciones económicas en el caso de incumplimiento del requerimiento municipal.

Una vez emitidos los informes técnicos de valoración del coste de la obra, se ha dictado esta nueva resolución en la que, de manera excepcional, se fija un nuevo plazo de un mes para ejecutar las obras. El documento advierte de que transcurrido ese periodo se impondrían multas de 1.800 euros en el caso de una comunidad de vecinos y de 2.400 en el caso del resto, en función de la obra a ejecutar.

La concejala de Urbanismo, Cecilia Tascón explicó ahora que «aunque los propietarios que no se conectaron alegan que son obras que no se pueden ejecutar, tal y como recoge la sentencia, la obra tiene la misma complejidad que pudiera tener la que realizaron para el edificio sito en el número 18. Inmueble de la misma calle que ya cumplió lo ordenado en el verano de 2014 y está conectado a la red».

Criticas de IU por la amenaza

Desde el grupo municipal de IU creen que esta nueva amenaza del equipo de gobierno «se realiza sin ofrecer antes un servicio de calidad», señaló su portavoz, Ángel García. «Los vecinos de este barrio ya notificaron que no encuentran quien lleve a cabo la obra. No solo no hay empresas que ejecuten la obra, sino que el proyecto previo ha de ir visado por el Colegio Oficial de Arquitectos cumpliendo todas las prescripciones, ya que esta actuación exigida por el Ayuntamiento, sobrepasa las labores de mantenimiento del edificio», apuntó. «No se visará un proyecto que no cumpla esta normativa vigente y para ello se necesita dotar de una estación de bombeo y la modificación de la red», dijo.