Carreño reivindica a José, Servando y 'Tano', víctimas del nazismo

El Pleno aprueba crear una escultura en memoria de tres vecinos que murieron en campos de concentración

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

El concejo de Carreño rendirá homenaje a tres vecinos que fueron víctimas de los campos de exterminio nazi en la Segunda Guerra Mundial. Así lo acordó el Pleno, por unanimidad, en su última sesión, tras la iniciativa presentada por Somos-Carreño. La propuesta contempla la colocación de un monolito o una escultura y celebrar un acto dedicado a sus familias, que se dejará «por razones económicas» para el nuevo equipo de gobierno que saldrá de las urnas en mayo.

Durante años nada se supo de Robustiano Fernández Rodríguez, vecino de Candás, hasta que Galo Ramos, un superviviente avilesino de origen candasín afirmó que algún familiar suyo le había visto allí. La viuda e hijos de 'Tano', solo pudieron suponer que había muerto como tantos otros en una cámara de gas o en un crematorio, aunque nunca tuvieron noticias oficiales. Nació en la calle de la Rúa de Candás el 16 de abril de 1877 y era el séptimo de ocho hermanos de padre tonelero.

Fue la delegada de la Asociación Amical Mauthausen en Asturias, Angelita Andrade, quien confirmó en su día que en la relación del campo austriaco figuraba otro candasín, José García Cuervo, de Candás, fallecido el 30 de diciembre de 1941 a los 19 años. Su hermana, Inés García Cuervo, 'La nena', reside actualmente en esta villa.

El tercer carreñense al que se homenajeará era natural de la parroquia de Tamón, se trata de Servando Suárez García. Según consta falleció en el campo de concentración Gusen el 10 de diciembre de 1941, a los 31 años. Hijo de Hilario Suárez 'El lechero' y de Adela García, de familia humilde, residió en una vivienda cerca de la antigua tienda del 'Chamico'.