Las carrozas rinden homenaje al campo en Piedras Blancas

Una treintena de carrozas participaron en un desfile que deleitó al público en Piedras Blancas. / FOTOS: OMAR ANTUÑA
Una treintena de carrozas participaron en un desfile que deleitó al público en Piedras Blancas. / FOTOS: OMAR ANTUÑA

Antonio González y la centenaria María del Carmen González, ambos de Piedras Blancas, reciben el premio a los 'güelos' del concejo | Participaron más de treinta en respresentación de las distintas asociaciones vecinales del concejo

J. F. G. PIEDRAS BLANCAS.

El de ayer no era un domingo cualquiera en Piedras Blancas. Era el domingo de San Isidro, el del desfile de carrozas y xarrés, el de la entrega de los premios a los 'güelos' del concejo, la última jornada de la primera gran fiesta del año en Castrillón, ya con cierto sabor a verano pese a que el tiempo aún invita a tener el paraguas a mano. Al menos ayer no llovía y para alegría de niños y mayores, tras la misa en honor al santo patrón y una muestra de la Escuela de Gaita y Percusión y con media hora de antelación a lo previsto, las carrozas y los xarrés se pusieron en movimiento desde la plaza de Europa. Ayer también era el domingo de comuniones en Piedras Blancas, de ahí el adelanto, para evitar coincidencias.

Carrozas había más que nunca, unas treinta, y público tanto como siempre o incluso un poco más. La mayoría de las carrozas constituían un homenaje al campo y sus gentes, el motivo de la feria de San Isidro. Unas representaban un corral, otras un hórreo y otras un paisaje de campo con paisanaje incluido, niños y mayores vestidos con trajes tradicionales asturianos . No faltaron gallinas, cabras, caballos ni tampoco la imagen del Santo Patrón, que cerraba la comitiva en un carro tirado por una pareja de bueyes. La abría la Banda de Gaitas de Castrillón.

Gustar gustaron todas. Una de las que presentó la asociación de vecinos de San Martín de Laspra representaba un lavadero, otra, de La Braña, era un homenaje a Pinín, Telva y Pinón, con madreñogiro incluido, la de La Llosa-El Forcón era un huerto, la de Naveces repartía sidra, embutidos y frixuelos entre el público... También participaron con sus carrozas las asociaciones de Vecinos de San Adriano, Bayas, Valboniel y Pillarno, la parroquia más representadas, al menos cinco o seis más de la Pillarno Corporeision, una animada carroza musical, la misma que participó en la pasada edición del Descenso de Galiana.

Paella vegetal

Tras recorrer las principales calles de Piedras Blancas las carrozas fueren llegando poco a poco al recinto ferial, en el aparcamiento de la piscina municipal, el corazón de la fiesta, con el recinto ferial y la carpa de productos de la caseras huerta y la muestra de ganado. Allí esperaban dos suculentas y generosas paellas vegetales cocinadas por la Asociación Mitológica de Castrillón y un vermú musical amenizado por el grupo eclipse.

La entrega de premios a los güelos del concejo se celebró a media tarde. Este año los homenajeados fueron Antonio González Fernández, nacido el 28 de diciembre de 1929, y María del Carmen González Fernández, que ya presume de centenaria. El día 29 del junio celebrará su 102 cumpleaños. Vecinos de Piedras Blancas, ambos recibieron el cariño del público.

Ya al caer el sol, tras una exhibición de talla con motosierra, una romería verbena amenizada por la Orquesta Los Satélites puso el colofón a la Feria del Campo de San Isidro, preludio de las fiestas de Piedras Blancas, ya a poco más de un mes vista. Antes, del 6 al 9 de junio, se celebrará el Festival de La Cerveza.