El centro de día de Las Vegas tendrá cinco salas, cafetería, gimnasio y terraza

Se creará un nuevo acceso desde la calle Concordia, habilitando una entrada por la planta baja, donde se instalará un ascensor

SHEYLA GONZÁLEZ LAS VEGAS.

El actual centro de salud de Las Vegas sufrirá una renovación interior importante para convertirse en centro de día. El anteproyecto de reforma se dio a conocer ayer en el marco del Consejo de Mayores, que celebró su reunión anual en el salón de plenos del Ayuntamiento. «Creemos que el consejo es el mejor espacio para dar esa información, en la que el equipo de gobierno lleva trabajando desde hace bastante tiempo tal y como habíamos informado», señaló ayer el alcalde, Iván Fernández.

Los trámites para poder ejecutar esta conversión ya han comenzado. El Consistorio ha mantenido reuniones con la Tesorería General de la Seguridad Social, propietaria del edificio, para que esta se lo ceda una vez que se produzca el traslado al nuevo centro de salud que se está construyendo en Plaza Corvera. Del inmueble se aprovechará su estructura aunque se reformará su interior y sus accesos para hacerlo más funcional para los nuevos usos que tendrá.

Así, en el anteproyecto expuesto ayer, que se ejecutará a medio plazo, se contemplan cinco salas, cafetería, gimnasio y una terraza, entre otras prestaciones. En total el edificio cuenta con 1.500 metros cuadrados útiles. A las nuevas dependencias se accederá por dos zonas. Por un lado se mantendrá la entrada de la calle Miguel Ángel Blanco, que es la que se usa actualmente para acceder al centro de salud, y se creará una nueva por la calle Concordia para disminuir el desnivel de la otra. En este sentido se prevé construir un camino peatonal con pendiente tendida hasta la planta baja del edificio y desde ahí un ascensor que comunicará con el resto de estancias.

La primera planta se reformaría para crear grandes zonas comunes que pudieran utilizar los usuarios para diferentes fines, actividades y talleres. Así, las actuales consultas de medicina y enfermería, que están comunicadas pero divididas por una pared, quedarían unidas en un espacio diáfano. Esto da lugar a cinco grandes salas, aprovechando, entre ellas, la zona actual de consultas de pediatría.

La zona de información y petición de citas, así como el hall principal, quedará reconvertida en la cafetería, la cocina y las despensas. Mientras que el comedor se ubicaría en el pasillo central, que quedará dividido en dos para que también de cabida a una zona de baile. Por otro lado, se prevé reconvertir el espacio del dentista para crear un gimnasio. La zona izquierda del centro de salud se reformará de tal manera que se podrán crear dos nuevas zonas polivalentes, incluyendo una salida a una terraza exterior del centro. También contará con un área de reposo.

Se mantienen los aseos actuales, que se amoldarán a las necesidades del centro de día. Por otro lado, se crearán despachos, una sala de reuniones y vestuarios para el personal, que estarán ubicados fundamentalmente en el área que ahora ocupa la trabajadora social y la rehabilitación. A todo este equipamiento se unirá una consulta polivalente y una zona de lectura para los usuarios.

De momento no se dan plazos ni se estima la inversión final de este proyecto, ya que para poder ponerse en marcha debe estar primero ejecutado el nuevo centro de salud, al que le quedan meses de obras y cuyo coste supera los tres millones de euros, que están siendo financiados íntegramente por el Principado. «Es la mejor opción de todas. Así no damos lugar a incertidumbres y garantizamos un uso social y público al edificio», destacaba el mes pasado Iván Fernández tras una reunión con la Delegada de Gobierno, Delia Losa.