El certamen ganadero de Gozón quiere recuperar su carácter regional

El toro campeón 'Merchero', seguido de la vaca 'Galana'. / A. G.-O.
El toro campeón 'Merchero', seguido de la vaca 'Galana'. / A. G.-O.

El Ayuntamiento recuperó la cita en 2017, tras un parón de dos años, y la trasladó de Luanco a Manzaneda

ALICIA GARCÍA-OVIESLUANCO.

El certamen ganadero de Gozón quiere recuperar la reputación que cosechó en sus mejores años. El Ayuntamiento recuperó el evento en 2017, tras un parón de dos años, y lo trasladó de Luanco a Manzaneda, con la intención de apoyar y dar visibilidad a la zona rural del concejo. Ahora, sus organizadores esperan poder volver a dotar a la cita del carácter regional de sus primeras 74 ediciones. Un objetivo que, reconocen, requiere trabajo y un esfuerzo a largo plazo, así como contar con un presupuesto que respalde la propuesta. «Nuestra intención es mejorar cada año. Tener un mejor sistema y que la calidad del ganado sea mejor», explica José Manuel Vega, del grupo Majopa.

La cuarta edición, que se celebró durante el fin de semana en La Cabrera, en Manzaneda, congregó a 132 cabezas de ganado de todo el municipio, así como dos invitadas de fuera de Gozón. «Ha habido más nivel que el año pasado», reconoció Vega. Su lote, formado por cuatro ejemplares, resultó campeón en la categoría de asturiana de los valles actitud normal. En esa misma modalidad venció el toro 'Pantero' y la novilla 'Alba', de la ganadería Los Valles; y la vaca 'Asturiana', de Casa Morana.

Actitud normal
El toro campeón fue 'Pantero', de Los Valles; la novilla 'Alba', de los Valles; la vaca 'Asturiana', de Casa Morana; y el lote del grupo Majopa.
Actitud doble grupa
El jurado se decantó por el toro 'Merchero', de la ganadería Reto; la vaca 'Galana', de la misma empresa; la novilla 'Cordera', de Casa Morana; y el lote de Mariamor Rodríguez.

En la categoría doble grupa, más conocida como culona, los premios del jurado recayeron en 'Merchero' y 'Galana', toro y vaca de la ganadería Reto; la novilla 'Cordera', de Casa Morana; y el lote, de Mariamor Rodríguez.

Asimismo, esta edición contó con un gran número de jóvenes participantes que se están haciendo hueco en el sector. «A la gente que lo vive desde pequeña, le acaba gustando», asegura Vega, quien afirma que el secreto está en «no tener miedo al animal. Al final son muy intuitivos y lo notan».