Una comida para 4.000 corveranos

Los pequeños disfrutaron con la animación a cargo del Grupo Tres Colores. /
Los pequeños disfrutaron con la animación a cargo del Grupo Tres Colores.

El buen tiempo permitió que Corvera celebrase su comida en la calleLa tarde y la noche estuvieron amenizadas por el Show de Susana, la XXVII Muestra de Tonada Asturiana y la verbena en el prao de la fiesta

ALEJANDRO L. JAMBRINALAS VEGAS.

Corvera se despertó ayer mirando al cielo con preocupación. Las nubes y la lluvia amenazaron durante toda la mañana, pero al final el sol se dejó ver y acompañó a los cerca de 4.000 corveranos que disfrutaron de la tradicional comida en la calle de sus fiestas.

El centro neurálgico de fue el parque Europa, donde se reunieron medio millar de personas, que ocuparon las largas mesas instaladas por el Ayuntamiento y las llenaron de todo tipo de manjares, la mayoría de ellos muy típicos de la región como los bollos preñaos, las empanadas o las casadielles. «No pueden faltar en ninguna celebración y esta es una de las mejores del año», aseguraban Antonia Moñico y María Aurora Fernández, que invadieron todo un tablero junto a su grupo de amigos.

La sidra tampoco faltó en una jornada de fiesta corverana, en la que también se celebraba el Día de Asturias. Diego de la Fuente fue el escanciador oficial de la jornada, repartiendo «culinos» a todo aquel que se le acercaba. Otros optaron por una comida menos tradicional pero igualmente en clave festiva, como Ana García, Sonia Arduray y Paula Noya, que se paseaban por el parque de Europa cargadas con unas cuantas cajas de pizza. «Aunque no cocinemos, hambre no vamos a pasar», bromeaban estas amigas.

La comida arrancó a las dos en punto de la tarde como estaba previsto, tras el desfile de los grupos y bandas de música del concejo que después amenizaron el banquete popular con su música. Uno de los vecinos que disfrutaron de la comida bajo el sol fue el concejal de Festejos de Corvera, Rafael Alonso, que junto a su mujer ofrecía a quienes se acercaban un gran plato de embutido y queso. «Estamos muy contentos porque todas las fiestas se han desarrollado sin incidentes, el tiempo nos ha acompañado y la mayor demostración de que la gente está contenta son las casi 4.000 personas que hoy han salido a comer», celebró el edil corverano.

La comida popular no llenó solo el parque de Europa, los corveranos invadieron muchas de las calles y bares de Las Vegas. «Mira la cantidad de gente que hay y lo bien que se lo pasan. Nosotros vamos a servir unas doscientas raciones de callos y la pena es que el Ayuntamiento no nos de permiso para estar más horas e instalar más mesas a pie de calle», destacaba ayer María del Mar Plaza, dueña del bar Navia, mientras sujetaba una gran cazuela llena de callos caseros vestida de mesonera.

A pocos metros de este establecimiento se podían oír la música y el buen ambiente de otra de las vías con más afluencia de gente, la calle del 1º de mayo. Allí, los grupos de amigos brindaban con sidra, los jóvenes y los mayores bailaban al ritmo de la música y se servían contundentes raciones de pulpo en el Mesón de Furacu. «Hay pocas fiestas en la comarca en las que se viva este ambiente, los corveranos somos muy abiertos y aceptamos a todo el mundo», presumía Lola García, una abuela que disfrutó ayer de la comida en la calle de Corvera con sus cinco nietos.

Y es que los más pequeños también tuvieron su espacio. El Grupo Tres Colores dinamizó la tarde con juegos y actividades en el parque de Europa. Ya entrada la tarde, se montó una verdadera fiesta en la explanada con el Show de Susana, que abrió paso a la XXVII Muestra de Tonada Asturiana, que tuvo lugar en El Llar. La jornada se cerró con la verbena, que volvió a convertir el prao de la fiesta en una pista de baile animada por la orquesta Anacaona y el Grupo Assia.