Villaviciosa expedienta a una empresa maderera por dañar la senda de Carlos V

El Consistorio expedienta a una empresa maderera por dañar la senda de Carlos V
Estado en el que se encuentra la senda de Carlos V. / E. C.

Alejandro Vega ordena la paralización inmediata de su actividad al comprobar que la compañía no dispone de la preceptiva licencia municipal

ALICIA GARCÍA-OVIES VILLAVICIOSA.

La empresa maderera cuyos camiones han dañado el firme de la senda de Carlos V, que discurre entre Tazones y Villaviciosa, tiene abierto un expediente de disciplina urbanística por realizar labores de tala sin haber obtenido la preceptiva licencia municipal. El alcalde, Alejandro Vega, ordenó que se iniciasen los trámites correspondientes nada más tener conocimiento de la situación a finales del pasado mes de diciembre. Los usuarios habían criticado que el paso constante de vehículos había dañado el camino, limitando el paso normal por la ruta debido a la acumulación de barro.

La Alcaldía tuvo conocimiento de la situación el pasado 20 de diciembre. Ese mismo día, el regidor maliayo emite un acta de denuncia con el fin de que la Policía Local paralice de forma inmediata la actividad de la empresa. Una vez en la zona, los agentes no encuentran a ningún trabajador, pero observan un vehículo autocargador propiedad de Explotaciones Forestales Escal S. L. El acopio de madera se estaba realizando frente a la salida a la carretera VV-5, en una zona que forma parte de la ruta.

En el informe emitido por la Policía Local en ese momento destaca que la compañía, tras consultar con el técnico municipal, no tiene los permisos oportunos y que han causado el deterioro grave de un camino municipal. En estas circunstancias se abre contra la empresa maderera un expediente de disciplina urbanística, que posteriormente pasará a ser sancionador. «No hay una falta de mantenimiento de la senda. Lo que hay es una actuación ilegal de una empresa maderera, que tendrá consecuencias y sobre la que ya se está actuando», explica el alcalde, quien critica que la compañía aprovechase las fechas navideñas sabiendo que la tramitación del expediente iba a ser aún más lenta por falta de personal.

El Ayuntamiento ha iniciado a lo largo de los dos últimos años diversos expedientes contra empresas madereras por no contar con los permisos necesarios. En 2017, los vecinos de Sebrayu denunciaron el paso constante de un tráiler por medio de la parroquia, el cual estaba causando daños en la carretera. Tras realizar la correspondiente comprobación, la Alcaldía ordenó la paralización de la actividad. Un mes después, la situación se repitió en Quintes.

En el caso de la senda de Carlos V, la maderera dañó el camino, impidiendo que los senderistas pudiesen disfrutar de un recorrido abierto a mediados del mes de abril como uno de los principales atractivos turísticos de la zona. Desde entonces, además de los medios municipales, los vecinos de las localidades por las que discurren, como los de San Martín del Mar y Liñeru, han colaborado «de forma ejemplar» para que el camino siga estando en las mejores condiciones.

Ruta del Azabache

En el caso de la ruta del Azabache, donde la maleza y el barro también han invadido parte del camino, el Ayuntamiento reconoce que los medios limitados de los que dispone no le permiten tener el camino completamente despejado durante todo el año, pero que se encuentra incluida en el contrato anual que sacan a licitación para su mantenimiento. «Necesita mejoras pero no se puede afirmar que carezca de mantenimiento», afirma el alcalde.