Una denuncia obliga a suspender la subasta de la xata en Manzaneda

La res y su ternero, momentos antes de comenzar la subasta en el recinto de la fiesta. /  P. G.-PUMARINO
La res y su ternero, momentos antes de comenzar la subasta en el recinto de la fiesta. / P. G.-PUMARINO

La Guardia Civil se presentó en la feria tras la demanda de paralización. Los animalistas dicen que la ley asturiana prohíbe estas rifas desde 2003

PEPE G.-PUMARINO MANZANEDA.

La antiquísima subasta de la xata en Manzaneda -que se remonta a más de cuatro siglos de existencia- tuvo que suspenderse a causa de una denuncia presentada ante la Guardia Civil. La paralización de la rifa cogió por sorpresa a la comunidad vecinal ayer en la celebración del día grande de las fiestas de La Purísima. Cuando todo estaba dispuesto para iniciar la subasta de la res y su ternero, se personaron en el recinto dos agentes de la Benemérita que interrogaron a los miembros de la organización sobre la actividad. Según relató Nicolás García, integrante del colectivo, «los guardias se acercaron hasta el escenario y nos preguntaron qué estábamos haciendo con los animales. En ese momento respondimos que no se iba a hacer nada y que los enviaríamos a la explotación ganadera de procedencia. Hecho de lo que fueron testigos al comprobar cómo se cargaban en el camión. Después se limitaron a tomar los datos de la asociación». La entidad comunicó que se suspendió «para no entrar en conflicto con otros colectivos», a la vez que aseguró desconocer de quién procedía la denuncia. No obstante, algunos asistentes hicieron alusión prohibición de este tipo de rifas con animales domésticos que ya existe en La Rioja.

Este periódico se puso en contacto con varias organizaciones vinculadas a los derechos de los animales, quienes señalaron que no se había tramitado denuncia alguna al respecto de esta subasta. Sin embargo, la Asociación Nacional Animales con Derechos y Libertad explicó que estaba estudiando adoptar medidas jurídicas contra esta práctica en Manzaneda, pero éstas todavía no se habían llevado a cabo todavía. Para ello se acogen a la vigente ley asturiana, de 2003, que, afirman, prohíbe las rifas de estos animales y que, al amparo de ella, ya habían intervenido en otras actividades similares en la región.

«No hay maltrato»

Las reacciones no se hicieron esperar y hasta el propio alcalde de Gozón, Jorge Suárez, se mostró sorprendido ante este tipo de acciones, contrarias a una tradición mantendida hasta la fecha. «Desconozco la causa que motivó la intervención de la Guardia Civil y solo puedo decir que no tiene explicación cuando se trata de una tradición profundamente arraigada en los pueblos. No hay maltrato en el caso de un animal que procede de una ganadería y vuelve a otro propietario que tiene otra».

Por su lado, la asociación vecinal de La Purísima matizó que esta subasta esta amparada por una hermandad desde hace siglos y «en las actas desde mediados del siglo XIX se deja bien claro que el destino de la recaudación que no es otro que el benéfico y para el sostenimiento de la iglesia». Así lo expuso su presidente José Manuel Álvarez, tras poner en conocimiento del alcalde el incidente durante la fiesta.

Por su parte, el veterinario y cofrade José Ramón Valdés, que viene dirigiendo las subastas desde hace varios años, hizo hincapié en el gran esfuerzo que supone para la hermandad, primero, y ahora la asociación vecinal mantener esta tradición. Recordó, asimismo, que es el Arzobispado el que viene gestionando su sostenimiento desde hace siglos.

 

Fotos

Vídeos