La granja del horror de Cancienes

Denuncian a una granja de La Menudera, en Cancienes, por maltrato animal
Una vaca atada en una cuadra y rodeada de excrementos. / LVA

Un toro muerto, vacas llenas de excrementos y quince perros con sarna tras una inspección de Anadel y el Seprona

SHEYLA GONZÁLEZ NUBLEDO.

Excrementos, animales muertos, perros enfermos y reses atadas. Ese fue el escenario que se encontró la protectora Anadel y el Seprona al llegar a una explotación ganadera de La Menudera, en Cancienes, a finales de la semana pasada. «Era una situación dantesca», relata Elena López, responsable de la protectora y la primera persona en entrar en la granja.

La explotación ganadera se encuentra en unas condiciones insalubres y da cobijo a perros, gallinas, reses y caballos, en total casi llegan a los doscientos ejemplares. Todos ellos vivían en una cuadra a punto de derrumbarse, llena de suciedad y restos de excrementos. La voz de alarma la dieron los vecinos de la explotación, que se pusieron en contacto con Anadel para denunciar el caso.

Se encontraron un toro muerto, unos quince perros «asilvestrados y con sarna», vacas llenas de excrementos y caballos malnutridos. «El Seprona actuó con una diligencia que es digna de alabar, sin ellos esto hubiera quedado en nada», recalca Elena López. Una vez hecha la denuncia desde el Ayuntamiento de Corvera y de la Policía Local comenzaron a trabajar para dar solución al problema, movilizando también a los servicios sociales.

Hasta ahora solo han logrado sacar de las instalaciones precarias a seis canes, cachorros, de unos dos meses de vida. «Nuestra veterinaria se está encargando de ellos y contamos con la ayuda de otras protectoras. El resto de perros no hemos podido sacarlos aún», relata López. Los propietarios tienen ahora diez días para poner solución al problema. «Esto solo hace que retrasar todo. Si dejábamos allí los cachorros igual al volver estaban muertos», destacan en la protectora.

«Están desnutridos y tienen sarna contagiosa»

Ana María Bances, veterinaria de la Clínica Principado de Colloto, se ha encargado de los cachorros. «Sus condiciones son pésimas, están desnutridos y con sarna sarcóptica, que es contagiosa. Son un peligro para la salud pública», denuncia la veterinaria, que también relata como los animales pese a su corta vida se encontraban «llenos de parásitos». Los perros se encuentran sin socializar, mientras que las reses estaban atadas y obligadas a pasar los días entre sus propios excrementos.

Anadel ha denunciado no solo la situación en la que se encuentran los animales, si no el trabajo realizado por el Principado y Tragsa a la hora de realizar las inspecciones. «Tenían el saneamiento en regla. La cuadra está que se cae y a las vacas les llegan los excrementos hasta la barriga. No es entendible que hayan dado el visto bueno a estas instalaciones», critica Elena López.

Hoy está prevista una nueva reunión entre el alcalde, Iván Fernández, y Policía para seguir el caso. Desde la administración local se trabaja junto a la protectora para dar salida a más animales. «Nos hemos puesto a su disposición para poner fin a esta situación lo más rápido posible», destacó Iván Fernández.

 

Fotos

Vídeos