Desayunos, tentempiés y comidas sin riesgo en el colegio El Vallín

Miembros del AMPA y el director, Jorge Monferrer. / MARIETA
Miembros del AMPA y el director, Jorge Monferrer. / MARIETA

El AMPA del centro compra un dispositivo antiatragantamiento para adultos y niños, gracias a la venta de pulseras solidarias

S. GONZÁLEZ PIEDRAS BLANCAS.

El colegio El Vallín es desde este año un espacio mucho más seguro tanto para el alumnado como para el equipo docente. Las familias se han propuesto dotar al centro escolar de dispositivos que puedan salvar vidas. Lucía Villaverde fue la primera en poner en marcha la iniciativa vendiendo pulseras solidarias para comprar un desfibrilador. Las expectativas se superaron con creces y se lograron recaudar mil euros más de lo previsto.

Ese dinero ahora ha sido donado al AMPA, que a su vez lo ha invertido en comprar un dispositivo antiatragantamiento, que podrá ser usado durante las horas de desayuno, tentempiés o comidas del colegio. Jesús García ha sido el miembro de la asociación que ha coordinado la adquisición de este aparato, que no solo dará servicio a los niños, también a los adultos.

«Es un aparato no invasivo. Está compuesto de tres mascarillas según la edad de la persona y de un dispositivo de succión que hace como efecto ventosa», explica Jesús García, que añade que «al contrario que con el desfibrilador no es necesario que quien lo use tenga una formación o conocimientos previos. Puede ser utilizado por cualquier persona, de hecho está pensado para que hagan uso de él las monitoras del comedor o las profesoras».

El Vallín cuenta con 450 alumnos, aunque solo 140 familias son socias del AMPA. Desde la asociación señalan que «este tipo de iniciativas, que redundan en la seguridad de todo el alumnado, son las que deben ver las familias y así conocer realmente lo que hacemos y que estar en la asociación sirve para algo». A estos mil euros se suma una cantidad similar invertida en mejoras del salón de actos del centro.