Diecisiete personas continúan viviendo en los asentamientos chabolistas de Gozón

La última edificación chabolista que todavía se mantiene en Las Carboneras. / J. PETEIRO
La última edificación chabolista que todavía se mantiene en Las Carboneras. / J. PETEIRO

El Ayuntamiento inició hace un año un plan específico para eliminar este tipo de infraviviendas, que llegaron a superar el centenar en el concejo

ALICIA G.-OVIES LUANCO.

El Plan de Erradicación del Chabolismo de Gozón, elaborado por el Ayuntamiento en colaboración la Fundación Secretariado Gitano hace un año, parece estar dando sus frutos. El concejo cuenta actualmente con tan solo 17 personas que residen en este tipo de asentamientos, frente al más de un centenar que llegó a haber en 2005. En concreto, solo siete familias -seis en La Paxarada y una en Las Carboneras- continúan ocupando estas infraviviendas, con las que el equipo de gobierno, a través del área de Servicios Sociales, pretende acabar. «Es algo que queremos erradicar sí o sí, pero no nos marcamos una fecha. Encontrar viviendas en Luanco disponibles y que se adapten a las necesidades de las familias es muy complicado», explicó la concejal Alba Escandón.

En este sentido, los últimos pasos se dieron a principios de verano cuando, junto con la directora gerente de Vipasa, María Montes Miguel, y Virginia Díaz Rubio, del departamento de administración, hicieron entrega de las llaves de dos viviendas de protección oficial a otras tantas nuevas familias, acabando así con el poblado chabolista de Santa Ana. En ambos casos, la decisión se tomó por una situación de emergencia social, ya que uno de los matrimonios tenía a su cargo dos menores de cinco y diez años.

En la actualidad, el equipo de gobierno está elaborando un reglamento para asentar las bases para la adjudicación de viviendas públicas. Asimismo, desde la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, comenzarán a solicitar a los ayuntamientos un registro anual de las personas demandantes de este tipo de ayudas. En Luanco, tan solo queda disponible un piso en la calle Tres de Abril que se encuentra sin reformar. «Por el momento no tenemos ninguna solicitud», explicó Escandón.

Con este proceso serán las propias familias quienes tengan que solicitar al Ayuntamiento su realojo en pisos de protección oficial, para lo que pasarán a formar parte de un registro oficial. Si bien, desde Servicios Sociales indicaron que «podemos proponer algún caso concreto si vemos que es urgente». Eso fue lo que ocurrió el pasado mes de mayo con Custodia Jiménez y Ramón Jiménez. «Nosotros les hablamos de esta posibilidad y ellos presentaron en el registro municipal la solicitud correspondiente. Una vez se comprobó que cumplían con los requisitos que establece el Principado, se procedió a entregarles las llaves de su nuevo hogar», explicó la edil de Servicios Sociales.

Varios intentos

No es la primera vez que desde el Ayuntamiento de Gozón se pone en marcha un plan para la erradicación del chabolismo. En 2010, y tras más de un año en marcha, se logró reducir los asentamientos a la mitad, pasando de los 32 que había en 2004 -la fecha que los Servicios Sociales toman de referencia- hasta los 16. En ese momento, la mayor disminución la sufrió el barrio de La Paxarada, con diez infraviviendas menos. A día de hoy, ese asentamiento ha visto reducido aún más su población, quedando en él tan solo seis familias.

El programa aborda la erradicación del chabolismo desde varias perspectivas: vivienda, salud, educación y formación y empleo. De esa forma, desde la concejalía de Servicios Sociales, en colaboración con Secretariado Gitano, pretenden que las familias puedan adaptarse a su nueva vida con la mayor facilidad y teniendo a su disposición las herramientas necesarias.

Temas

Gozón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos