El dueño de la granja de La Menudera indemnizará a Anadel con 5.000 euros

Estado en el que se encontraron a los animales a la llegada de la protectora. / LVA
Estado en el que se encontraron a los animales a la llegada de la protectora. / LVA

El hombre, de avanzada edad, acepta seis meses de cárcel al llegar a una conformidad en el juicio por maltrato animal

SHEYLA GONZÁLEZNUBLEDO.

El dueño de la granja de La Menudera, en Cancienes, deberá indemnizar a la protectora Anadel con algo más de 5.000 euros por los gastos derivados del cuidado de los animales encontrados en sus propiedades, muchos de ellos enfermos de rabia. Ayer estaba convocado el juicio en Avilés aunque este no llegó a celebrarse al llegar a una conformidad las partes. El hombre, de 72 años, aceptó además penas de seis meses de cárcel y una de inhabilitación por un delito de maltrato animal con el agravante de resultado de muerte.

Aunque en el momento del hallazgo de los animales eran dos hombres los que residían en la granja, uno de ellos falleció antes de la convocatoria del juicio. Es por eso que será solo uno de ellos el que deba hacer frente a la pena. Se le condena a seis meses de cárcel y a 32 meses de inhabilitación para la tenencia de animales, incluidas mascotas. «Como se llegó a una conformidad la sentencia reduce las cifras iniciales un tercio», explicó ayer Albina Flórez, la abogada de la protectora Anadel.

Ni la protectora ni la Fiscalía pedirán que se ejecute la pena de prisión al entender que «el hombre reconoció que no se había cuidado debidamente a los animales. Además, tenían una situación personal especial y sabemos que no se descuidó a los animales queriendo», indicó la letrada.

Tiene prohibida la tenencia de animales, incluidas mascotas, durante 32 meses

En cuanto a la indemnización económica se trata de abonar los gastos derivados del cuidado de los animales rescatados, en su mayoría perros, aunque había algunos ejemplares de ganado mayor como vacas o caballos. «La mayor parte del dinero viene de los gastos veterinarios, pues la mayor parte de los perros presentaban un estado grave», indicó Flórez. Y es que muchos canes presentaban síntomas de rabia y desnutrición, lo que obligó a su ingreso en centros veterinarios antes de poder ser dados en adopción. «Además, hay que recordar que un toro y un cachorro fallecieron», indicó la abogada. Además, el hombre deberá hacer frente a las costas judiciales.

Insalubridad

Las condiciones insalubres de la granja de La Menudera salieron a la luz en agosto del año pasado tras una denuncia a la protectora de los vecinos de la zona. Cuando la protectora Anadel entró en las instalaciones denunció que en ellas había unos doscientos animales en situación de abandono. Además de perros y ganado mayor, había numerosas gallinas sueltas por toda la granja. Además, las edificaciones auxiliares se encontraban en estado de ruina, alguna de ellas con zonas derruidas y otras apuntaladas.

El Seprona presentó denuncia da oficio y la protectora inició el proceso para sacar de allí a los animales. Además, de manera paralela el Ayuntamiento inició un expediente en servicios sociales y otro desde el servicio técnico, que obligó a los propietarios a elaborar un proyecto de restauración de las edificaciones para mejorar su seguridad pues corrían riesgo de caerse en cualquier momento.