Educación no decidirá hasta el martes dónde trasladar a los alumnos del Infanta Leonor

El alumnado de la escuela Infanta Leonor no tendrá centro asignado este martes. / OMAR ANTUÑA
El alumnado de la escuela Infanta Leonor no tendrá centro asignado este martes. / OMAR ANTUÑA

El Ayuntamiento ofrecerá ese día un servicio de ludoteca de nueve a una para todo el alumnado en el polideportivo de Piedras Blancas

SHEYLA GONZÁLEZPIEDRAS BLANCAS.

El alumnado de la escuela Infanta Leonor de Piedras Blancas aún no sabe cuál va a ser su centro para el inicio del curso. De hecho, el martes no tendrán asignado ninguno ya que la consejera de Educación, Carmen Suárez, plantea reunirse ese día con la dirección y el claustro para decidir la mejor alternativa para la reubicación. «Tenemos prevista esa reunión y hasta el martes no podremos decir nada», explicaba Maite García, directora de la escuela.

Será entonces cuando se pongan sobre la mesa los posibles centros o instalaciones municipales que puedan acoger a los 78 alumnos de la escuela. «No queremos que se separen grupos, se debe trasladar a todo el centro junto . El funcionamiento del Infanta es muy grupal, con equipos internivel y alumnos de diferentes grupos que colaboran con otros alumnos, entre otras cosas. Eso que hace diferente a la Infanta no se puede perder», destacó ayer Rubén Menéndez, presidente de la Asociación de Madres y Padres de la escuela. Ellos plantean como principal alternativa «quedarnos en Piedras Blancas y la opción de la nueva biblioteca sería la mejor».

Es una de las que se ha barajado, pero no está recepcionada aún. También se ha puesto sobre la mesa el colegio Castillo Gauzón de Raíces, aunque también se están buscando alternativas en Piedras Blancas. Mientras se decide el destino final de los escolares se pondrá en marcha un servicio de ludoteca. El Ayuntamiento lo ha contratado con Extraescolaria para que atiendan a la totalidad de los estudiantes en el horario lectivo, de 9 a 13 horas, en el polideportivo de Piedras Blancas. «De momento lo ponemos el martes pero ya está hablado con la empresa de una posible ampliación hasta que se sepa el sitio en el que serán reubicados y cuándo se podrá hacer el traslado definitivo», explicó la alcaldesa, Yasmina Triguero.

En el centro, la dirección, trabajaba ayer sin descanso para que el martes se sepa ya destino, aunque no se sabe aún el periodo que los pequeños, de entre tres y seis años, deben estar fuera del edificio centenario. «Oficialmente no sabemos nada porque tampoco se nos presentó el informe definitivo hecho por la Universidad. Sabemos que las obras son importantes, pero no todas urgentes», explicó el presidente del AMPA, que ha lamentado verse de nuevo en esta situación.

Las familias se muestran cansadas de esperar por unas obras que se lleva varios años diciendo que se iban a hacer. Se pasan la pelota entre Ayuntamiento y Principado, pero la escuela sigue igual», señalaba ayer Rubén Menéndez.

La reparación

Las obras indicadas como muy urgentes y que pasan por acabar con las filtraciones de la cubierta, que hacen que el agua acabe en los muros del centro, deberán ser ejecutadas por el Principado. Lo que entra en dudas es el plazo y el presupuesto ya que hace escasos días la consejería de Educación advertía que el proceso para poner en marcha la rehabilitación de la cubierta tardaría meses.

«Tememos que esto se alargue y tener que pasar todo el curso fuera de nuestra escuela. Es por eso que deberían ser serios buscar ya la solución y llevarla a cabo lo más rápido posible. Nuestros hijos no se merecen estos sobresaltos ni tampoco los profesores», resaltan algunas de las familias.