Educación estudia la «falta de atención» a una niña con síndrome de kabuki

La pequeña 'Nati' con sus padres, Víctor y Natividad.
La pequeña 'Nati' con sus padres, Víctor y Natividad. / P. G.-P.

El director de Ordenación Académica e Innovación acudirá al colegio luanquín para pedir explicaciones por el abandono de 'Nati', de nueve años, del centro

PEPE G.-PUMARINO LUANCO.

La Dirección General de Ordenación Académica e Innovación Educativa se comprometió con los padres de Natividad Álvarez Fernández, 'Nati', la niña de nueve años con síndrome de kabuki a solucionar los problemas con el colegio público La Canal en el que recibió enseñanza hasta hace unos meses. Según explicaron los padres tras entrevistarse esta semana con el director general, Francisco Oscar Laviana, «tras escuchar con atención nuestras quejas, nos manifestó se interesará por las razones que motivaron la falta de atención del profesorado hasta el mes de septiembre con nuestra hija».

Los padre de esta alumna, Víctor Álvarez y Natividad Fernández, explicaron que «en la consejería nos dijeron que se pondrán en contacto con la dirección del centro educativo para ver porqué pasó esto con nuestra hija». La intención de los padres, que denunciaron el caso de su hija al Principado, es «evitar que otros alumnos con enfermedades similares a la de nuestra hija puedan tener que hacer frente a los mismos problemas que tuvimos nosotros».

La pequeña 'Nati'ya finalizó la etapa educativa en la que alternaba su jornada docente semanal en un centro de enseñanza especial con las clases en otro con carácter general. «Éste es el sistema empleado en estos casos para que este tipo de alumnos pueda mejorar la adaptación y la integración al centro. Ahora, nuestra hija únicamente recibe formación en colegio de Educación Especial San Cristóbal de Avilés», comentaron.

La pequeña con una discapacidad del 78% fue objeto de una serie de incidencias que obligaron a sus progenitores a plantearse el cambio de centro. Esencialmente, según los padres, «los hechos denunciados fueron de una falta de cuidados y por apreciar una serie de incumplimientos en la prestación de los servicios comprometidos por el centro». Según contaron, «lo que más nos indignó fueron las respuestas ofrecidas por el personal de colegio en relación a nuestras demandas». Desde el centro, no obstante, justificaron algunas de las incidencias planteadas por las familia alegando «falta de personal para poder atender a todos los alumnos en situación similar a la de Nati», indicaron los progenitores.

A esta situación, según dijeron, se sumó la relación de 'Nati' con el resto de compañeros, lo que propició el rechazo de la pequeña a asistir al colegio. Los padres afirmaron ahora que «confiamos en que todas estas deficiencias sean corregidas por parte de Educación, que compromete este tipo de servicios especiales a determinados centros de la región».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos