Una entidad bancaria reclama 300.000 euros a Gozón por los locales de Servicios Sociales

El edificio que aloja los Servicios Sociales y la Oficina de Turismo. / P. G. -P.
El edificio que aloja los Servicios Sociales y la Oficina de Turismo. / P. G. -P.

Sobre su propietario recae un embargo, que obliga a paralizar el proyecto municipal de su adecuación como centro de ocio juvenil

PEPE G.-PUMARINOLUANCO.

Una entidad financiera reclama al Ayuntamiento de Gozón más de 300.000 euros, al estar sujetos a un embargo los locales que ocupan la Oficina de Información Turística y de Servicios Sociales. Al parecer, dicho embargo se llevó a cabo contra la propiedad del edificio donde se alojan los servicios municipales en la calle de Ramón Pérez de Ayala de Luanco. Como consecuencia de esta reclamación económica, el Consistorio se vio obligado a paralizar el proyecto destinado a convertir una parte de estos locales en un centro de ocio juvenil. A esta actuación estaba destinada una partida de 75.000 euros, dentro de los actuales presupuestos municipales. Según explicó el alcalde, Jorge Suárez, «ante esta situación se dio orden a los servicios jurídicos para que estudiaran este asunto que nos cogió por sorpresa porque era impensable que estos locales que alojan desde hace muchos años las dependencias públicas no fueran de propiedad municipal».

Esto afecta a la Oficina de Información Turística que tiene sus instalaciones en estos céntricos bajos comerciales, en la actualidad en pleno servicio. En cuanto a los Servicios Sociales, sus dependencias ya fueron trasladadas al Consistorio hace dos años, con la finalidad de destinar sus anteriores locales al proyectado centro de ocio.

Numerosos usos

Los bajos del edificio situado en Ramón Pérez de Ayala vienen siendo ocupados por el Ayuntamiento desde hace una treintena de años. Su primer cometido fue albergar la Casa Municipal de la Cultura distribuida en dos plantas. Sus dependencias también sirvieron para alojar provisionalmente los fondos del Museo Marítimo de Asturias, con motivo de su traslado del IES de Luanco. Más tarde, tras la construcción de la actual Casa de la Cultura en el parque Zapardel, fueron acondicionadas para los Servicios Sociales Municipales.

Pero ahora, con la reclamación que se hace por parte de la entidad financiera, el Ayuntamiento deberá demostrar que estos bajos son de propiedad municipal. En este cometido se encuentran ahora los servicios jurídicos que deberán acreditar con documentos que el embargo no afecta al patrimonio público. «En esta cuestión pondremos todos los recursos que sean necesarios para evitar que el Ayuntamiento deba pagar lo que se reclama», señaló el alcalde.