La ermita de La Consolación acoge la primera boda civil, oficiada por Iván Fernández

S. G.NUBLEDO.

La ermita de La Consolación tiene una particularidad, es propiedad del Ayuntamiento de Corvera. Por ello este inmueble, aunque está ligado a la tradición católica, puede acoger actos civiles como cualquier otro edificio municipal. Hace unos días acogía la celebración de una boda civil, la primera que se organiza en esta capilla.

El oficiante, como en casi todas las ceremonias civiles de Corvera, fue el alcalde, Iván Fernández. Los novios una pareja residente cerca de la ermita. Hasta ahora se desconocían eventos de este tipo en La Consolación, que sin embargo sí que acoge a feligreses para cultos religiosos. La pareja de novios fue la encargada de hacer público el acto en las redes sociales e invitó a más vecinos del concejo a animarse a elegir este espacio para celebrar sus uniones.

La Consolación, propiedad en su día de la familia Bango, ha sido restaurada por el Ayuntamiento en varias ocasiones, fundamentalmente para acabar con las humedades provocadas por los problemas en la cubierta. Además, se decidió iluminar su exterior y limpiar sus accesos para hacerla visible desde la carretera.