El Farolero enciende la Navidad en Candás

Ángel Manuel Martínez, de Casa Repinaldo, brinda con la atleta María Área Garrido (segunda por la izquierda) e integrantes de la Escuela de Atletismo del Club Náutico de Carreño. / FOTOS: TAREK HALABI
Ángel Manuel Martínez, de Casa Repinaldo, brinda con la atleta María Área Garrido (segunda por la izquierda) e integrantes de la Escuela de Atletismo del Club Náutico de Carreño. / FOTOS: TAREK HALABI

El personaje local desembarca en la playa de Palmera para repartir regalos y asistir a la iluminación de las calles de la villa

PEPE G.-PUMARINO CANDÁS.

Procedente del caladero de pesca conocido como la Igüera, el Farolero desembarcó ayer en la playa candasina de Palmera para cumplir, un año más, con la misión de traer regalos a los niños del concejo. Luciendo un chambrón de mahón, pantalones marrones, una faja blanca, un gorro de color rojo y sujetando un farol, fue recibido con impaciencia por centenares de niños pendientes de su llegada a tierra. «Creo que con la poca luz que hay no va a llegar a la playa», comentaba Javi Fernández a su hermana Nieves mientras no cesaba de mirar las luces del horizonte. «Estoy muy contenta desde que el Farolero viene a Candás, porque me deja siempre todos los regalos que pido y, por eso, quiero que no deje de venir», explicaba Noelia García junto a sus padres. Finalmente, con algo de retraso, tuvo lugar el deseado desembarco en el espigón de Palmera a los sones de la Banda de Gaites Candás. Tras depositar su linterna en la emblemática Farola de los Ángeles -donde permanecerá todas las fiestas-, inició su recorrido por las calles candasinas hasta alcanzar la plaza de la Baragaña, donde se procedió con la quema del nataliegu. Una tradición dice que el día de Nochebuena hay que quemar un madero y sus cenizas, que deben guardarse hasta el próximo año, representan la abundancia, la paz y la felicidad.

El personaje del Farolero fue iniciativa del vecino candasín Marcelino Rodríguez y el Ayuntamiento acogió su figura con entusiasmo como sustituto local de Papá Noel. Tiene, entre otras misiones, la protección y el cuidado del mar. El personaje se creó en recuerdo de los antiguos 'rapaces' de barco y su indumentaria se inspira en los trajes marineros de la época que guarda el grupo de baile San Félix. El farolero volverá el día 23 a Candás para recoger las cartas de los pequeños.

El popular recibimiento fue seguido del acto de encendido del alumbrado navideño, que corrió a cargo de las más destacadas atletas del concejo. La plaza de la Baragaña fue el escenario en el que se activó, entre una descarga de fuegos artificiales. A esa hora se iluminaron un total de cuarenta arcos, con luces de bajo consumo, y que están instalados en quince calles comerciales del centro de la villa. Al mismo tiempo también se iluminaron los colocados en todas las parroquias rurales del concejo, cuya instalación también las sufragó el Ayuntamiento.

Previamente a la llegada del farolero, se abrió la pista de hielo ecológico ubicada en el parque de Les Conserveres. Durante este puente estará abierta de 11 a 14 horas y de 17 a 21 horas. La entrada es gratuita y el tiempo máximo de sesión de patinaje es de entre quince y veinte minutos.

 

Fotos

Vídeos