«Si la Fiscalía decide iniciar una acusación contra mí, presentaré mi dimisión»

Gabriel Rodríguez, en una imagen de archivo. /Pumarino
Gabriel Rodríguez, en una imagen de archivo. / Pumarino

El teniente de alcalde de Carreño asegura que la alcaldesa desconocía la conversación en la que habla de 'engordar' facturas a una proveedora

ALICIA G.-OVIES CANDÁS.

La denuncia de una proveedora asegurando que el teniente alcalde de Carreño, Gabriel Rodríguez, la había animado a 'engordar' facturas ha caído como una bomba en el núcleo del PSOE. La oposición ya llegado, incluso, a solicitar la dimisión no solo del concejal sino de la alcaldesa, Amelia Fernández, quien, según una conversación grabada por la afectada, estaría al tanto de la situación. Una información que el principal protagonista ha querido aclarar en una carta dirigida a los vecinos del concejo. «La alcaldesa nada sabía de esta conversación y quiero dejar claro que el trabajo realizado por los trabajadores del Ayuntamiento se guía únicamente por el cumplimiento de las leyes», afirma en la misiva.

El edil ha decidido ahora dar el paso tras una semana de polémica. «Quería dejar pasar el caos de los primeros días y que todo se asentase un poco», aclara. Desde que saliese a la luz la denuncia de la propietaria de la guardería canina y la grabación en la que se escucha a Rodríguez decir que «todo lo que te suponga de intereses -refiriéndose a la línea de crédito solicitada por ella para hacer frente a los gastos contraídos ante el impago municipal- y si quieres más, lo cuadramos como perros». El concejal reconoce no estar pasando sus mejores momentos. «Nunca me he visto en ninguna de éstas», afirma.

Rodríguez quiere con esta carta, en primer lugar, pedir disculpas públicas a la ciudadanía del concejo y aclarar el papel que la alcaldesa jugó en el supuesto engorde de facturas. «No sabía nada. La propietaria me había amenazado en varias ocasiones con presentarse con los perros frente al Ayuntamiento si no le pagábamos los 15.700 euros que le debíamos del año pasado y lo único que quise fue tranquilizarla», asegura. El edil insiste en que su única intención fue «intentar solucionar un problema. Siempre recibo a todos los vecinos que vienen a verme. Para eso estamos, para solucionarles los problemas, aunque esta claro que no fue la mejor solución».

El concejal se encuentra a la espera de que la Fiscalía analice los hechos para decidir si son constitutivos de delito, tras la denuncia presentada por el PP por «por su incompetencia, por inducir a un proveedor municipal a incluir en una factura servicios no realizados, así como por el abandono, en al menos dos ocasiones, de perros errantes». En este sentido reconoce que, si bien por el momento no se ha planteado dimitir, no descarta hacerlo si finalmente deciden abrir una acusación contra él. «Entiendo que es un tema duro, pero todo tiene su explicación. Si tengo que dimitir por estar investigado, como se recoge en el código ético del PSOE, lo haré», afirma.

El equipo de gobierno tiene previsto anunciar hoy la fecha de la comisión informativa en la que presentarán al resto de grupos municipales todas las facturas y documentación acumulada durante los dos años que la guardería canica estuvo dando servicio al Ayuntamiento. La oposición ya ha anunciado que espera recibir las explicaciones adecuadas, pero, que en el caso de que éstas no fueran satisfactorias, no descartan pedir la celebración de un Pleno extraordinario para tratar el asunto.

Por el momento, los tres grupos municipales de la oposición -PP, IU y Somos- abogan por esperar y mantener la prudencia hasta que reciban toda la información. «Es evidente lo que ocurrió, pero a día de hoy no hemos recibido ninguna justificación por parte del equipo de gobierno. Todo lo que sabemos es a través de la prensa», apunta el portavoz de Izquierda Unida, Ángel García.

El concejal sigue manteniendo la postura inicial de su partido, solicitando la dimisión tanto del teniendo alcalde como de la alcaldesa. «Es lo que corresponde en estos momentos. Hay una negligencia, una infracción y eso nos parece muy grave. La agrupación socialista debería intervenir en lo que está pasando en el grupo municipal», afirma. Misma postura que han defendido desde Somos Carreño, quienes han criticado que se sigan realizando contratos verbales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos