Fontaniella niega haber prevaricado en la obra del puente colgante de Cangas

El puente colgante de Cangas del Narcea. /  B. G. H.
El puente colgante de Cangas del Narcea. / B. G. H.

El exalcalde asegura que falta documentación en el expediente del caso, como también indica la Guardia Civil tras investigar el proceso

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Cangas del Narcea investiga el proceso de adjudicación y ejecución del proyecto de rehabilitación del puente colgante de Cangas del Narcea, cuyas obras se iniciaron en 2013, siendo alcalde el popular José Luis Fontaniella. IU presentó en 2014 una querella y en 2016 la Guardia Civil investigó esas supuestas irregularidades llegando al convencimiento de que «se haya tratado y presumiblemente conseguido realizar un fraccionamiento de contrato, no incluyendo en el proyecto original obras a fin de evitar excedieran la valoración de adjudicación y con ello eludir la aplicación de aquellas normas cuyo cumplimiento dependen del valor económico del contrato, tales como la publicidad o elección de procedimiento de adjudicación. Que las actuaciones detectadas, parecen quebrar la legalidad o bien la imparcialidad, adoptando por parte de los servidores públicos implicados, decisiones fuera de su objetivo que no debe ser otro que el interés público». Añade que, «el alcalde, en un acto claro de prevaricación, aprueba mediante resolución el pago de las obras ejecutadas y decide considerar las aún no ejecutadas como obra menor y por tanto su adjudicación directa».

El entonces regidor, José Luis Fontaniella, explicó ayer a EL COMERCIO que «todos los trámites los hicimos amparados en los informes de interventores, secretarios y técnicos municipales» así como que «el mismo informe de la Guardia Civil reconoce que falta documentación. Habría que preguntarse por qué desaparecen escritos y expedientes». Según la investigación, «al comprobar el expediente administrativo de rehabilitación se ve que en el mismo faltan los documentos del 44 al 63 ambos inclusive, que se corresponderían con los dictámenes del arquitecto municipal y de su sustituto, así como escritos del concejal de Urbanismo y resoluciones de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) y de Fomento sobre autorizaciones de la obra».

Proyecto complementario

La actuación fue adjudicada por 147.000 euros a Contratas Mecuma, tal y como se registra en la documentación a la que tuvo acceso este diario. En 2013, se incluyeron en el proyecto «unas actuaciones necesarias». De acuerdo con esa documentación, «no hay deficiencias en el proyecto, sino que son unidades que deben incluirse (...) en un proyecto complementario».

El coordinador de IU, José Manuel Martínez, señaló que «la obra está plagada de irregularidades. Se puso un director de obra que se trajo expresamente para dar el visto bueno a una serie de modificaciones que no estaban contempladas». Según la investigación, hubo dos directores de obra tras la baja laboral del primero.

«En 2015, la intervención municipal y la secretaría emiten sendos escritos diciendo que el expediente se ha realizado conforme a ley», concluyó Fontaniella. Sin embargo, en las diligencias se alude a la aportación de nueva documentación en 2016 por parte del interventor, afirmando que «o bien no incorporó al expediente el escrito suyo contrario a la aprobación del gasto o bien posteriormente lo ocultó, incorporándolo más tarde». No obstante, a Martínez le pareció extraño «cómo con el celo perseguidor que tiene el Ayuntamiento ni siquiera se personó en la querella» y tampoco Fiscalía. Fontaniella consideró que «utilizan mi imagen para sus peleas. Les molesto en política. Es la quinta denuncia. La justicia pondrá a cada uno en su sitio», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos